Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
René Mazariegos
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Viviendo el silencio. Rodolfo Vicente. imprimir | correo
DULCE AMANECER
A LO LEJOS bostezan los paisajes y los horizontes.
Verdeazules los horizontes y los campos. A lo lejos.

¡Amaneciendo desde los campos y desde los cerros!
Fresco está el mundo bajo las sábanas del universo.

Se viene clareando el dintel ¡del elevadísimo cielo infinito!                                                            
y como una flor silvestre extiende sus pétalos el nuevo día.

El sol hace su salida poco a poco con hermosos                                                                        
y tibios destellos, luz de armonía y de esperanza.

¡Ah, color de alba: líneas de rayos amarillentos,                                                                              
alturas doradas, fuego blando, luz intacta!

¡Ah, la brisa, la brisa, fresca y suave brisa!
Entre el mundo de mis sueños en ti el día amanece, mujer.  

Te imagino caminando descalza desde donde sale el sol.
En sus llamas fosforescentes a tu alrededor el alba te descubre.


CÓMO NO AMAR


CÓMO NO AMAR tus ojos, y tu voz también.
Destellada entre mil colores ocupas mi corazón.

En tu forma de mirarme me cautivan tus gestos.
Dulces gestos centellean en tu mirada y en tus ojos.

¡Ah! cual encanto que tu rostro me proyecta cuando me ves.
Me gusta cómo me miras enamorada, y te amo.

Bendigo la ocasión que me regaló tu mirada, oh cautivadora.
¡Qué lindas son tus mejillas, tus cejas y tu sonrisa!

Ahí estás, igual de preciosa, con el pelo suelto.
¡Eres bella, eres bella, y me encanta mirarte!

Tú, eres hermosa, por fuera como por dentro, maravillosamente.
Gotas de luces que encienden besos azules alumbran en tu alma.

Cómo no amarte si cada día haces que mi corazón brille.
¡Destellada entre mil colores ocupas mi corazón!



LA PIEL DE TU CUERPO, MUJER


LA PIEL DE TU CUERPO, MUJER, tiene color de luna y de trigo.
Déjame, oh amor mío, para mi ansia loca, vivir en ti.
Déjame perderme de amor en tu cuerpo de mujer.
¡Recorriendo con ansia loca en las colinas de tus senos!

Coloco una flecha en el arcoíris de mis inevitables ganas.
Disparar quiero el centro del cielo con la delicia
que bebo de tu boca.
Es tu cintura perfecta forjada por manos expertas.
Llévame de las manos a tus tentadores pechos.

¡Ah, desnuda! ¡Ah, muslos irresistibles!
¡Ah, como pan recién horneado el torso!
¡Ah, tu piel! ¿De qué estará hecha?
¡Ah,  tus besos! ¡Ah, tu amor, de dulce amor!

¡Ah, camino sin límite que persigue mi afortunado destino!
Es en ti la muerte y la resurrección terrenal, mujer apasionada.
Mátame, pues, a besos y revíveme de amor.
O mátame de amor y revíveme a besos.

¡Ah, dulce leche de miel ávida son tus pechos!
Admítame sentirte sólo mía en donde habita cual gozo infinito.
Sólo mía hasta cuando el último instante se conforma.
Callarnos juntos después del fuego delirante que nos envuelve.


VIVIENDO ENAMORADO


VIVIENDO ENAMORADO, feliz, contento, ilusionado, sonriente.
Cultivando flores en las macetas del amor.

Llenando, despertando los vacíos de profundos suspiros.
Llevándote en los senderos de mis pensamientos y mi corazón.

Rebosante mi alma de burbujas de sentimientos  por ti.
En mi alma, en donde tu nombre se estremece.

Pensando en ti con un corazón enamorado de tus ojos.
Expresiones románticas de un corazón enamorado y triste.

Confundido entre la ausencia y la tristeza te amo.
El no verte en el horario acostumbrado me entristece.

Llévame en tu corazón como yo a ti en el mío.
Mi pecho para tu corazón, mis labios para tus besos.

Yo te amo que solamente tú te has dado cuenta cuánto.
Mírame a los ojos y verás que no te miento.

Decirte que te amo con mis palabras, créeme poco.
Decirte que te amo con mis acciones, créeme mucho.

Voy caminando, pensando de ti cosas bonitas entre la brisa.
La brisa de la mañana en la puerta del mediodía.


COMO CUANDO LLEGA OCTUBRE

COMO CUANDO llega octubre                                                                                                            
y caen de los árboles, ya secas las hojas                                                                                  
flotando en las manos del viento al suelo,                                                                                    
viento en calma, el pasto resecado.

Viento que apacigua luminiscente el pasto,                                                                              
las ramas de los árboles las sacude con ternura:                                                              
encantado, apaciguador, sereno rosando,                                                                    
manoseando, acariciando nuestro tiempo.

El sol alarga su esplendor entre nieves de nubes,                                                                      
nubes grises y blancas sobre nuestra morada                                                                              
ahí en el hermoso jardín del amor donde                                                                                  
las flores cuyos pétalos hacen retoñar cada atardecer.

Las hojas secas que se desprenden de los árboles                                                                        
son lluvias de otoño cayendo el cristal de tu alma.
¡Ah mariposas volando de flor en flor, vuelan, vuelan!
¡Ah jazmín en orillas de arroyos de aguas templadas!

Adivino enamorado entre la hojarasca                                                                                        
los nombres de los pajarillos por sus cantos.
Vibran cristalinos los riachuelos de verano.  
Como la alegría, el cariño, la ternura, la sonrisa y el beso.



VIVIENDO EL SILENCIO  

VIVIENDO EL SILENCIO de la oscura soledad estoy, y triste                                          
exprimiendo llanto en los cristales del desconsuelo.
Soy las expresiones melancólicas en la hora de la angustia,                                                    
la imagen triste, descolorida,  rota, el retrato olvidado.

Trenzando sentimientos con pensamientos con palabras tristes                                                
desde lo más recóndito del alma en las vivencias  dolorosas.
Haciendo, escribiendo, componiendo cantos a la vida                                                            
con lágrimas en los ojos en sus momentos más difíciles.

Ah, pero voy por esos caminos que tú me indicas hacia a ti,                                          
caminando hacia a ti, hacia donde feliz tú me quieres.
Alegre ya, entonces, aunque triste, triste ya consolado                                                                  
oh corazón extraviado en los laberintos de la nostalgia.

¡Ah, tú me llevas contigo, tú me llevas de la mano!                                                                            
por esas sendas donde no quieres verme más triste.
Voy recorriendo, surcando horizontes hacia a ti,                                                                          
hacia donde tú quieres quererme en tus brazos y en tu vida.



ABRAZADOS EN EL ATARDECER  


ABRAZADOS en el atardecer diciéndonos con ternura                                                            
lo mucho que significamos el uno para el otro.
Verdades que contarnos, expresiones sentimentales                                                                                          
de nuestros anhelos en plena felicidad larga.

Despiertas súbitos suspiros alegres, de repente                                                                          
en mi alma, en mi alma de gran anhelo esperanzado.
En ti se inspira mi alma como alguien cantando                                                                            
a lo lejos y rehuyendo el viento en los horizontes.

Sentados, abrazados, enamorados profundamente                                                                      
del uno por el otro sin lugar a ecos de palabras tristes.
Disfrutando dulces felices besos como los cerezos,                                                                                
haciendo encantados gestos con miradas alegres.

Como un canto de dos sentimientos fundidos,                                                                
siluetados a lo lejos, a donde se oculta el sol.
Disfrutando un atardecer plácido, célebre                                                                                        
felices nuestras almas enamoradas sonrientes.



BENDITOS ATARDECERES  


BENDITOS ATARDECERES que al caerse                                                                      
siempre me regalan tus manos y tus ojos,                                                                                  
tu mirada, tu rostro, tu sonrisa y tu voz.

Qué júbilo saberme dueño de tus besos.
¡Ah! las curvas perfectas de tus labios,                                                                                            
tus labios, rojos como cual pétalos de clavel.

En tus besos quisiera yo eternamente vivir,                                                                                  
¡ah denodado amor, corazón abnegado,                                                                                      
cariño sincero, inmensa ternura!

El rumor del viento se vuelve un tono melodioso                                                                    
y a los horizontes lejanos se desvían                                                                                                      
las hojas de los árboles desprendiéndose.

A veces en las horas de tu ausencia                                                                                            
tirita mi alma por tus brazos y tu pecho,                                                                
¡Oh, acariciadora de mis labios y mi rostro!



TRISTE VIERNES  


LA TARDE FUE poco a poco tiñéndose de negro.
Observé hacia la puesta del sol la infinidad de lo infinito.
¡Ah, soledad callada, taciturna, entristecida!
Transita triste mi mirada en las orillas del crepúsculo.

¡Zumba, a lo lejos, el viento, escalofriante!
Gira en mi alma la melancolía como el viento en mi entorno.
Acompañado de la soledad me marcho nostálgico.
Caminando solamente conmigo mismo  y triste.

Cuánto silencio fue en la tarde de hoy. Cuánto silencio.
La quise ver, la quise ver, pero ella no estaba.
Me sentí, por un infinito instante, solitario por la vida.
A lo mejor alguien me ha visto caminando triste porque no la vi.

Mi negra silueta enamorada, desapareciéndose, triste, de lejos.
Fue viernes hoy. Sí, un viernes triste. Un triste viernes.
Cuánto silencio. La quise ver, es cierto, y ella no estaba.
Desapareciéndome en el horizonte cayó sobre mí la inmensa noche.


ABRIENDO CAMINOS


ABRIENDO CAMINOS en la tierra frutal de tu vida.
En tus brazos de enredadera socas mi piel excitada,                                                                
ardiente, desquiciante, frenético, cálido, pasional,                                                                  
estival como el mediodía en las costas del país.

Haciendo crucigramas entre lirios en tu vientre.
Amando tu dignidad femenina pierdo la cordura                                                                                
me pierdo dichoso en las llamas de tus miembros                                                        
pertenecientes, dominadores de mis sentidos.

Locamente entregada y perdida en loca pasión.
Ebria de ganas, en constantes besos delirantes,                                                                  
apasionada, entristecida, mía profundamente,                                                                      
ardorosa con ojos intensos y mirada de cauces.  

Arrolladora como versos de pasiones o más que eso.
Intensa, mimada, como abeja en campanas zumbando,                                                      
MARIposa emocionada, la enamorada de las rosas,                                                                          
de mis besos, mi corazón, mi alma, mi cuerpo, de mí.


LATE LA NOCHE


LATE LA NOCHE en su lenguaje único: inmensa y misteriosa,                                              
densa; ahuyenta; oscura abrazada a sí misma y fría.

Tiritan las paredes de las casas, los techos, las ventanas,                                                              
los portones, las calles, el suelo helado y las esquinas.

Tiritan las lámparas en los postes, los cables, los árboles                                                            
y nuestro sitio enamorado; frío el viento, el viento.

Sopla el aire, respira la brisa, el rocío cayendo en la penumbra.
Canta el silencio entre suspiros cuajados quebrándose.

Una estrella se fuga, otra quizá la espera en su camino.
Se oye la noche a lo lejos, se oye silenciosa y fría.

¡Ah! a ver cuántas estrellas regadas por todo el cielo.
La luna, lejana la luna, distante en las alturas.

En los ríos lejanos resonando, reflejo del infinito cielo.
¡Extensa la luz de la luna llena en la inmensidad de la noche!



ERES TÚ, ERES TÚ…



ERES TÚ, la que siempre he querido, eres tú,                                                                        
conmigo siempre te deseé, conmigo siempre;                                                                                  
que yo estaba allí, a tu lado, y felices, juntos,                                                                            
los dos anclando relucientes estrellas.

¡Altas saltaban las estrellas en sus órbitas!                                                                                    
y mágicamente con nuestros besos y amor                                                                                      
la luna, primorosa como tú, recibía flores                                                                                
en los vacíos nostálgicos de la soledad.

Que la noche era muy especial viviéndonos                                                                                      
y nuestros corazones al unísono palpitaban                                                                            
como el murmullo de ríos lejanos rugiendo                                                                            
y la luz de la luna tan de cerca y espléndida.

Ahora que te tengo soy el venturoso, soy muy feliz                                                                    
porque también me amas tú, y mira que la luna                                                                      
parece sonreírnos: es la luna en cuarto creciente                                                                    
sonrisa de la noche. Eres tú… eres tú, y te amo.

El viento de la noche estrellada y callada                                                                                          
zumba, atiza, gira, satura, se desenrolla,                                                                                
golpea, azotea, entre los árboles, y se va                                                                  
disolviéndose en la fría y silenciosa oscuridad.


AUTOR: Rodolfo Vicente



 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Isabel de los Angeles Ruano     Luis de Lión     Luis Cardoza y Aragón     Arqueles Morales     Delia Quiñonez     Paolo Guinea Diez     José Luis Villatoro     Mario Payeras     Otto-Raúl González     Julio C. Palencia     Otto René Castillo     Antonio Brañas     Mario Roberto Morales     Gerardo Guinea Diez     poesía guatemalteca     poetas guatemaltecos     Miguel Angel Asturias     Carmen Matute     Carmen Matute     René Leiva     Carlos López     Mario Matute     Otto René Castillo     Julia Esquivel     Otto René Castillo     Edwin Cifuentes     Otoniel Martínez     poetas guatemaltecos     Julio C. Palencia     poemas guatemaltecos     poemas de guatemala     Alaíde Foppa     Enrique Noriega     Miguel Angel Asturias     Luis Cardoza y Aragón     Alaíde Foppa     Julio Fausto Aguilera     Roberto Monzón     Francisco Morales Santos     Elizabeth Alvarez     poemas de guatemala     Roberto Obregón     Luis Alfredo Arango     poesía guatemalteca     Ana María Rodas     Francisco Nájera     Mario Payeras     Dina Posada     Carlos Illescas     Gisela López         Manuel José Arce  


Antología administrada por: Julio C. Palencia