Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
René Mazariegos
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

EL TREN HACIA EL OLVIDO de Mario "Choco" Matute imprimir | correo
EL TREN HACIA EL OLVIDO

Abordé el último tren hacia el olvido.

Yo lo abordé al llegar la madrugada
voy al encuentro de tu antigua cita,
donde sé que ya no estás esperando,
porque voy persiguiendo la mañana
y tu estás en espera de la noche,
la última estación ya la pasamos
y olvidé descender para encontrarte,
aunque sé que los puntos cardinales
se han dislocado y ya no voy al norte
si no al sur... O tal vez hacia el oriente,
es igual para este soñar sin rumbo,
si al fin y al cabo todo el equipaje
se escurrió por la ventanilla rota,
si apenas eran dos promesas viejas:
no volver a encontrarnos en el mundo
y llevar nuestro amor a todas partes...
mas aquellas promesas se escurrieron
y como la tercera era secreta,
seguramente se nos ha olvidado.

Tu me dirás si esto que ahora leo
en el boleto de este tren en fuga
tiene que ver con aquella promesa:
en el morir, partir hacia el olvido
para encontrarnos juntos para siempre...


Autor: Mario "Choco" Matute.

Publicado en Poesía Guatemalteca con un gran saludo y los mejores deseos para que "El Choco" recupere pronto la salud. Mario Matute, gran escritor chapín y excelente amigo.



DESDE MI SOLEDAD de Mario Matute imprimir | correo
Mi tumultuaria soledad se alarga
Con nocturnos antojos callejeros
Donde transitan todos los recuerdos.
Ingresas por la izquierda a su corriente
Y a tu paso retoñan los luceros,
Nos gana el más angelical silencio
Y nos vamos a pie por la añoranza.
No hay voces ni ruidos en mi entorno,
Este pequeño espacio de latidos,
Se puebla universal e ilimitado
Por los múltiples pasos silenciosos
De tanto amado corazón amigo.

De pronto me rodean dulces sombras,
Y tus manos arriban del pasado
Con su tenue ademán de mariposas
Que enseñan a volar a la nostalgia.

Constato que en la soledad flagrante,
No hay un solo rincón para la ausencia.
Como cruzando muros de ternura
Se asoman, con sus pasos a la inversa,
Aquellos que doblaron el camino
Y por la eternidad fueron ganados.

Esta noche estoy sin compañía
Llamé desde mi soledad profunda
Para poblar el mundo de mis sueños,
A las palabras y los gestos viejos,
Con los que anduve a tientas por la vida.

Y han vuelto a florecer más musicales,
Llevándome al confín de lo sereno
Ahí donde el encuentro con la nada
Impone el sonreír de lo imposible.

Esta mi soledad no está vacía,
Sobre sus olas el pasado flota
Navego por los días anchurosos,
Beso tu pelo largo anochecido
Y trepo por tu risa en caracolas.

No hay ni silencio, ni quietud, ni angustia,
Todo es retorno y dulce encantamiento.
Ahí, desde mi soledad renazco
Agitando mis alas infantiles
Me deslizo por una carcajada,
Tobogán que me libra, majestuoso,
De la razón, la seriedad y el miedo,
Que acartonan los sueños y los matan
En el soso tumulto cuotidiano.

Desde mi soledad emprendo el vuelo
Y gano plenitud en sus alturas.

Autor: Mario Matute


Biografía de Mario Matute imprimir | correo
Mario René Matute García-Salas nació en Guatemala el 20 de agosto de 1932.  Quedó ciego a los cuatro años de edad. Estudió hasta el cuarto año de primaria en un Colegio de niños videntes, el 5º. Y 6º: de Primaria en la escuela para ciegos. Se graduó de Maestro de Educación Primaria urbana en la Escuela Normal Central para Varones, en Guatemala el 28 de octubre de 1952. Graduado de Lic. en Psicología años después, en la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala –USAC-. Pronto ocupó cargos docentes y administrativos  en dicha casa de estudios.  Entre otros Profesor de tiempo completo y Director de la División de Psicología en la escuela de Trabajo Social; Director de la División de Comunicación de la Dirección de Comunicaciones de la Dirección de Extensión Universitaria de la Rectorìa de la USAC.

Debió salir al exilio en 1980 y se estableció en México desde 1984 hasta la fecha.

Ha colaborado en los siguientes periódicos y revistas:
En Guatemala como editorialista en los radio –diarios “Guatemala Flash” y “El Tiempo”: en el diario “Impacto” ; en la revista literario-educativa “El Niño”; en diversas revistas de la Universidad de San Carlos de Guatemala;  colaborò con el diario Siglo XXI con su columna “Desde  Lejos”. En Uruguay en la revista en sistema Braille en la revista Horizontes de la Fundación Braille del Uruguay. En México ha sido colaborador en los diarios: “Uno Mas Uno”, “El Financiero”, “El Día” y en la revista “De Par en Par”. Colaboró con la revista A PIÉ de la SECRETARÌA DE Cultura de gobierno del D. F.

Ha publicado las siguientes obras:
“El problema Psico-social de la Ceguera” Ensayo
En Narrativa: “Cuentos en Carreta”; El Nahual y Otras Sombras”.
En poesía “Ciudad Ausente”; “Sueños Cóncavos”.
En Novela “Los Alcatraces” edición Braille de la Once.
“Palos de Ciego” Editorial Alfaguara México.

Aparece formando parte de la Antología “Los Ciegos en la literatura” publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM-.

Ha recibido diversos premios nacionales e internacionales: “primer premio” con distintos cuentos en los certámenes literarios de España, Latino-América y del caribe de los Juegos Florales de Quetzaltenango, Guatemala, concursos de cuentos de ULAC, concursos de Narrativa de la ONCE en cuento y novela, en Guatemala en el concurso de los 100 años del nacimiento de Flavio Herrera patrocinado por la USAC.
Premio “Quetzal de Oro” de la Asociación de Periodistas de Guatemala en 2001 por su novela Palos de Ciego.



Poemas de Mario Matute imprimir | correo
LA POESIA Y EL POETA
Si transita la música en Su embrujo
dando ritmo a la vida y sus encantos
las cosas nos la encubren en sus mantos
tras su brillante máscara de lujo.

En la hondura del llanto y la alegría,
sin tocar espontánea los sentidos,
sus misterios en sombra desvaídos
furtiva late ahí la poesía.

La poesía es música escondida
que el poeta devela en cada verso
sacándola de su actitud dormida;

creando a la vida nuevos movimientos
porque su verbo agita el universo,
demiurgo de belleza y sentimiento.



UNA CAMPANA EN LA TARDE
Todo aquel barrio lejano,
se asoma de puntillas
en el mínimo discurso
de esa campana angelical
que llora hacia el pasado.

Se empina en la quimera vespertina
mi madre y su canción aérea
regando luz sobre las platabandas
de aquel jardín de eternas flores.

Y toco el bronce ya cansino
con un oído niño todavía.
El viento me recuerda
la hora de los muertos
cuando pasaban sus sombras peregrinas
doblando ausencias en los dobles vespertinos.

Y el céfiro que viene cantarino
saltando entre repiques y aleteos,
pone la hora de las misas,
del pan de Dios y de la risa.

Y crece la ternura ya olvidada
bajo el arco celeste, voluptuoso
que traza la campana
de uno a otro punto cardinal
en que la tarde se sostiene
para que triunfen en su curva
los pájaros cantores,
las campanas que vienen del pasado
y los ángeles tristes del mañana.


RECUPERAR EL CANTO
Marchamos insomnes,
Taciturnos, olvidados.
Siempre bajo el silencio temeroso,
como un túnel eterno sin salida.

Somos los hombres de hoy,
desconcertados, sombríos,
con susto de cristales rotos
ante el descalabro
de nuestros paradigmas:
se nos vinieron al suelo
-cuadros vetustos
en un terremoto-.

Apenas rezumamos
por la espalda,
el rumor de una canción ya muerta.
Y vamos con la música rota
sin bocas ni instrumentos,
por eso la resequedad
de este camino.

Precisamos recuperar el canto,
del ademán enternecido de la brisa,
de la caricia auditiva
y el abanicarse de emociones
en la luz y la sombra
de todos los deseos.

Hay que recuperar el canto
y dárselo a beber a los humanos.
Así, ineluctablemente,
volveremos a sentirnos dioses,
seres consubstanciales
de todo el universo.



LA ESPERANZA
El día está aquí,
conmigo,
como antes, como siempre.
Cansada la luz chorrea por los muros
y un hálito nuboso
grisáceo,
crece en la ruta del viento.

He de ganar el camino,
recuperar el pasado
de la vera del sendero.

En un contracanto desleído,
me crece la esperanza a media frente.
Quizás encontraré los nombres viejos,
sentados en los parques;
quizá llevando a cuestas
otro día,
me doy de frente
con todos los olvidos
recién resucitados.

Camino de retorno
a mis antiguas andaduras;
voy en busca de lugares,
personajes, situaciones,
ensueños, desvelos,
amarguras,
circunstancias...

Coloco la esperanza sobre el pecho
y digo sí
a los antojos nuevos
de retornar a mis terruños
repletos de sol
aún dormido.

Yo tocaré las voces,
los destellos.
Yo ganaré las sombras,
el grito oblicuo,
el recuerdo que espera.

Ingresaré en mi tierra
con el cansancio al hombro
y me abrazaré,
como quiere esta esperanza nueva,
a todo lo viejo que aún me reconoce
que anhela volver a brotar
entre mis manos.



PULSACIONES
En lo oculto
de todas las cosas,
los sucesos y la vida,
sólo ingresan los niños,
los poetas y los muertos.

Ese mundo hirviente y abisal
nos gana a diario
por la calle, en nuestra alcoba,
en un silencio largo de una esquina
o en el solemne insomnio de un plaza
anochecida.

Llegan desde ese hemisferio
puro, elemental y transparente,
las pulsaciones
de lo nuevo y de lo añejo.
Si podemos captar una sola pulsación,
hundirnos con ella suavemente
en ese lado oculto del entorno,
encontramos la magia
convertida en realidad ardiente
y podemos,
como los ángeles y los borrachos,
los locos y los niños,
aferrarnos al auténtico sentido universal
de la existencia.



ES LA HORA
No sólo es la hora
del chocolate y el ángelus dormido,
es además,
la hora quieta
del ademán sin dueño
y del soñar que busca un pecho,
un cerebro que le den abrigo.

Es la hora de la abuela fallecida
del terremoto que,
una tarde como esta,
sacudió feroz a la ciudad tranquila.

Y por eso, como ves,
en aquel reloj se congeló ese tiempo
y ahora es la hora
de todos los recuerdos
en este corredor
que lleva hacia el vacío
o al otro extremo,
hacia la vida.



UN ARROYUELO
Pensé en aquella tarde azul
que la ternura bajaba al mundó,
como si acabase de salir
de un sueño,
que lo dejara cantar
por un centavo.

Y me cantó,
y el arroyuelo se hizo,
y navegamos en él...



ESTAS ALLÁ
Adormecido, tu nombre,
pertenece a los silencios.
Nadie lo toca,
ni lo araña el viento.
Junto a mis oraciones sin Dios,
se vuelca tu aroma renacida
como si no hubieras partido,
como si no te hubiera ganado
la ciudad en su tumulto opaco
y estuvieras allí,
sobre el deseo y la nostalgia,
siempre presente
en tu vértice de sombras
y tactos frutecidos.


  
ES LA HORA DEL CANTO
Y todos a cantar,
ahora.
Cantar al ritmo del reloj
o de los pasos,
o simplemente
al ritmo de los pulsos
o del corazón caliente.
El canto sube
¿lo oyes?
¿lo miras?
Algo ocurre en el cosmos.
Es la hora del canto.

Cantan los ángeles
rascándose el ombligo;
canta la calle
en coro relativo,
sus contrapuntos en bajos
de motores musicales,
se entrecruzan
se persiguen.

Canta en el muro viejo,
con un diminuto canto
en calderones gregorianos,
una lagartija antigua,
asomada en su escondrijo,
como curita en su altar,
tal vez diciendo misa a las mariposas
o al ciprés.

Todo canta,
es la hora de cantar.
Sigamos cantando
hasta que la realidad
en su ademán demencial
apague el sueño
y yo deje de creer
que la humanidad es libre
feliz y justa.
Pero ahora,
es la hora de cantar.


UN PAÑUELO
Sin llanto no es pañuelo,
tampoco sin suspiros,
sin sombras atrapadas
en sus arrugas
o sin un beso
escondido,
limpiado a hurtadillas
y doblado en seis
con el pañuelo entero.

Los catarros,
los estornudos,
los esputos
y los mocos,
esos se guardan en papel higiénico
o se tiran en el tacho.

Un pañuelo porta dolores,
secretos  y sudores.



Mario Matute imprimir | correo
I. EL DIA

Nuevamente el día al pie de la ventana,

con sus hebras de sol,

sus nubes altas.

Otra vez las nostalgias oscilando

colgadas de las interrogantes infinitas.

Aún no llegan los caminos,

el manantial se retarda en su escondite,

las manos no lo alcanzan todavía.

El día está así,

sentado a la diestra

de los sueños carcomidos;

algunos nimbos peregrinos

rodean la inmensa soledad

y callan como plumones de ángeles enfermos.

Habría que transcurrir por el silencio,

con sonámbulos sigilos,

pasar por debajo de este día

- o de cualquiera -

devolverle el saludo a la muerte

que espera con paciencia

que vadeemos el torrente de ignominia

para alcanzar su ribera

y besarnos la frente;

hay que devolverle el saludo

y decirle que aguarde

con su calendario abierto,

que ahora hay un día de sol en la ventana

y aún no ha caído la última gota

del tiempo que repleta la esperanza.


II. A MITAD DE LA LUZ

A mitad de la luz me detengo,

un signo de interrogación en cada flanco;

suspenso en la angustia

que busca inútilmente la palabra,

el motivo ,la razón,

la semilla original

y el bocado de eternidad

en que un dios desconocido

nos tragará , borracho

o rencoroso,

envidiando la soledad de nuestra ruta

o con piedad por nuestras alegrías...

Aquí, de pie frente al vacío,

a mitad de la luz

y con una interrogante en cada flaco ,

la espera se escure

por túneles futuros

que desembocan nesesariamente

en el pasado.

Los vocablos se preludian

en su tesitura finita e inperfecta;

al repasar los mútiples registros

se quema el tacto en su impotencia absurda

y no se alcanza

la palabra ausente.

¡Ah! si tornaran los viejos ademanes,

y pudiésemos entrar sin permiso

en los ensueños;

volver a beber

con mis querubes recién resucitados,

el agua de las horas verdaderas

a mitad de la sombra

en tus pestañas.


III. ESPERANZA

El tren volará a las doce,

a las once, a las diez, a las nueve...

el nombre del propio terrorista,

con su investidura atómica en el pecho,

andará descalzo por los siglos

equilibrando en el filo infinito

de la perpetua muerte nuclear.

Dios vomitara infernales insultos

y el tren volará a las doce,


a las once, a las diez, a las nueve...

el cero cóncavo y absurdo

lo envolverá todo

en el abrazo sin fondo de la nada,

¿y ese niño que sonríe

dialogando con la luz?

Y la muchacha que guarda

siete lunas de espera palpitante

en el vientre que se curva

hacia el futuro?;

y los adolencentes que escondieron su beso

en el murmullo de la fuente?;

y el olor de los huertos encendidos;

la vitalidad incontenible

que hierve en la entraña de la selva?;

la ciudad ajustando sus relojes

al movimiendo incesante de la vida;

las ruedas del trabajo colectivo

que transforman el esfuerzo en bienestar

y en alimento.

Con permiso, sombríos augurios ,

que el insulto a lo humano

se haga añicos;

que de par en par

se abran los vientos;

allá en el horizonte ,

donde el esperma primordial

crea el mañana

despunta la esperanza del futuro.

El tren en el que viaja toda la especie

volará a las doce, a las once, a las diez...

alado de razón ,ciencia y justicia,

burlará la soberbia y la ingnominia

y se alzará hasta la paz

en un viaje solar sin retroceso.

------------------
Los poemas fueron tomados del libro Ciudad Ausente, editado por Editorial Praxis en México D.F.

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Ana María Rodas     Julio C. Palencia     Mario Roberto Morales     poetas guatemaltecos     poesía guatemalteca     Roberto Monzón     Julio C. Palencia     Dina Posada     Alaíde Foppa     Carlos Illescas     José Luis Villatoro     Luis Alfredo Arango     Carmen Matute     poemas guatemaltecos     Manuel José Arce     Julio Fausto Aguilera     Arqueles Morales     Roberto Obregón     Miguel Angel Asturias     Gisela López     Francisco Nájera     Edwin Cifuentes     Enrique Noriega     Elizabeth Alvarez     Paolo Guinea Diez     Carmen Matute     Gerardo Guinea Diez     Julia Esquivel     Luis de Lión     poetas guatemaltecos     Carlos López     poesía guatemalteca     Otoniel Martínez     René Leiva     Otto-Raúl González     Luis Cardoza y Aragón     Otto René Castillo     Mario Matute     Antonio Brañas     poemas de guatemala     Otto René Castillo     Luis Cardoza y Aragón     Alaíde Foppa     Otto René Castillo     poemas de guatemala     Mario Payeras     Miguel Angel Asturias     Isabel de los Angeles Ruano         Mario Payeras     Francisco Morales Santos     Delia Quiñonez  


Antología administrada por: Julio C. Palencia