Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Enrique Velasco Ortega
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Gabriela Fernanda González Álvarez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
René Mazariegos
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo Morales
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Fidel el Obatala. Hugo Orozco. imprimir | correo
Nació en Birán, Holguín, Municipio de Cueto, provincia de Oriente, República de Cuba, creció rodeado de cañaverales y montes, con el aroma de pinos y caña de azúcar, en las muchas hectáreas de tierra, que componían la finca propiedad de su padre, Ángel Castro y Argiz, que era oriundo de Lugo en Galicia España, su madre Lina Ruz Gonzales oriunda de Pinar del Río, Cuba, daba a luz el día 13 de agosto de 1926, una criatura que pesó 12 libras, a las dos de la madrugada, el niño se llamaría Fidel.

Fidelidad
Internacionalismo
Devoción
Entrega
Libertad.

El hombre que vive envuelto en su ignorancia, no podrá apreciar la trascendencia y genuinidad de su ser, estará condenado a vivir de rodillas ante el sistema alienante y superfluo que lo oprime; el hombre que se empeña en despertar su conciencia, tendrá que avanzar y luchar, para encontrar su propia luz, que lo guiara por el camino con pasos seguros, contra la adversidad, con firmeza, dignidad y ecuanimidad avanzando, hacia los ideales y metas trazadas por su conciencia.

Hoy celebramos la vida del hombre vencedor de mil batallas y mil muertes, la vida de un ser que con diligencia supo enfrentar, su tiempo, la historia y su destino, con su naturaleza humana dedico sus esfuerzos, para hacer florecer
la conciencia colectiva, el hombre que hoy da otro paso al frente, para acercarse al umbral de la inmortalidad.
Felicidades Comandante.


Mis cuentos. Hugo Orozco. imprimir | correo
Quiero contarte unos cuentos muy antiguos,
pero no son cuentos de blancas nieves, ni de enanos,
tampoco son de príncipes, más bien son de sapos,
no son de lloronas, duendes ni cadejos, ni de humanos,
son de avaricia desmedida, de canibalismo, de opresión,
mis cuentos no por antiguos han dejado de ser modernos,
no son bíblicos ni fantasías, hablan de esclavitud y explotación,
de egoísmo, de apropiación de tierras y recursos naturales,
cuentos de guerras, de lucha, resistencia y ocupación,
de manipulación genética de animales, granos y vegetales,
cuentos de militares traidores, del uso de pólvora y soldados,
de tanques, aviones, bombas, "patria" y guerra psicológica,
de segregación racial, odio y violencia de asesinos entrenados,
de genocidios negados, por el uniforme y la cobardía patológica,
cuentos de almas podridas y corruptas de los matones,
de ríos de sangre, tortura y campos de concentración,
historias inconclusas de los desaparecidos por montones,
entre estos cuentos de depredadores de apariencia humana,
hay un cuento de esperanza, de una ilusión primaveral,
es el cuento de los que siguen soñando con un mejor mañana,
el cuento de los que no se cansan ni rinden ante el vendaval,
la historia de hombres y mujeres, que gritan con voz diáfana,
de campesinos, artesanos, estudiantes y obreros del arrabal,
de profesionales e intelectuales honestos, del exilio y la diáspora,
del ama de casa, del emigrante, del jornalero, de mi hermano ilegal.

De los que siguen luchando contra la tiranía y la corrupción,
los que han despertado del letargo de la larga y negra noche,
los que abrigados en las faldas del volcán, saben que viene la erupción,
los que no claudican, ni traicionan, los que dan amor con derroche,
los que alimentan y perfuman con sus pétalos de flor la revolución.



El circo electorero. Hugo Orozco. imprimir | correo
Le contaba confidencias a las galaxias
de mi andar por el rumbo de la esperanza
de la tortura, las masacres y las asfixias,
del nazareno asesinado por ser una amenaza.
de las drogas letales de la apatía y la resignación
del terror, el miedo y la ignorancia paralizante
la diversión degradante y de la alineación
de pueblos que escogen ser abono  fertilizante,
de sus verdugos y los alimentan con sus votos
gente que evade su responsabilidad de ser rebelde,
sin capacidad de razonar, viviendo como tontos
disfrutando ser sumiso, oprimido, esclavo y endeble
consumiendo el opio demagógico de los políticos
prefiriendo vivir de forma miserable su existencia
esperando las migajas para seguir siendo raquíticos
sociedad cómplice e hipócrita, sin valor de resistencia;
gente que acude en masa por su hambre a las urnas
seducidos con cantos de sirenas y "seguridad"
candidatos que son mercancías, fraude y burlas
pueblos a los que les asusta vivir en libertad.


Aquí no hubo genocidio. Hugo Orozco. imprimir | correo
AQUI NO HUBO GENOCIDIO
Lo dicen a coro los dueños de la finca
lo dicen sus lacayos, en la radio y la televisión
lo dicen militares, civiles lo dicen con la tinta
cómplices y culpables imponen su versión.

Pirámides de huesos y fosas clandestinas
refutando mentiras, miles de calaveras
desfilan los fantasmas arrastrando cadenas
retumba en las montañas ecos de balaceras.

Son huérfanos y viudas buscando la justicia
ha muerto la esperanza, pereció la humanidad
nos dicen por decreto que la muerte es ficticia,
en pantanos de sangre siembran la impunidad.

Volverá  la primavera repartiendo sus flores
se esconden los cobardes, huyen de la verdad
erupción de volcanes, estruendo de tambores
florecerás Guatemala, venciendo a la maldad


Bendita adversidad. Hugo Orozco. imprimir | correo
Bendita adversidad
Te doy las gracias por ser todo lo que soy
un hombre libre, feliz y en paz conmigo mismo
amigo del galileo y del que me necesita
camino junto a la muerte, disfrutando la vida
millonario en principios y valores
ortodoxo en la esperanza
extremista y anárquico en el amor
intolerante con los corruptos y sus vasallos
luchando diariamente a brazo partido
por cumplir con los mandamientos de mi destino
seduciendo a los miedos implantados
colectando tesoros para mi morral
viajando por el mundo con la maleta cargada
de caracolas y espumas de muchos mares
sin país, sin tierra, sin carro y sin casa
proclamando mi manifiesto a la bruma
me gustan los que escriben poesía
porque cada poeta es un militar menos,
amo el intelecto porque no tiene lugar
para dictadores, esclavos, ni generales.



Balada de la muerte. Hugo Orozco. imprimir | correo
La primera vez que la vi, llegó y se posó en la acera de enfrente
tenía entonces siete años, jugaba con los amigos en la acera opuesta
antes habías llegado a llevarte a mi padre, pero era muy pequeño así que no guardo
memorias de tu visita previa, la segunda vez visitó la casa donde vivía, llegó vestida de verde olivo,
20 soldados que llegaron en dos camiones, destrozaron la biblioteca,
rompieron colchones, colchonetas, patearon al perro y encañonaron a mi familia,
se llevaron a mi hermano mayor, nunca más lo volvimos a ver con vida,
pasó a formar parte de la lista de miles de desaparecidos
yo tenía trece años en ese tiempo, el año siguiente la volví a encontrar
fue en el puerto, las olas de su mar se llevaron a mi amigo Rodolfo,
habíamos ido a celebrar su cumpleaños número quince, con un grupo de amigos
el día  de su llegada a este mundo  fue también la fecha de su partida en su corta
estancia entre nosotros, todos regresamos aturdidos y llenos de tristeza, el mar
se había negado a regresar el cuerpo sin vida, simplemente se lo tragó de un sorbo,
a los pocos años diez y siete para ser exactos, ingresé al movimiento revolucionario
guerrilla urbana, ahí durante los años 80 fue compañera cotidiana, muchas casas de
de seguridad en la capital cayeron en manos del ejército, ya sea por denuncias o información
obtenida por medio de torturas a compas secuestrados, o por errores tácticos,
decenas de compañeros cayeron y la muerte se los llevó en la flor de su juventud,
durante los años de la tierra arrasada y el genocidio, la muerte cabalgaba libre y a todo galope
dejando a su paso, aldeas enteras destruidas, el estruendo de las bombas, y millares
de refugiados internos y externos que lograron huir de la barbarie, tiempo después
en el exilio me llegaban las noticias de compañeros que la muerte se llevaba,
también me enteraba de lo ocupada que estaba la señora muerte, en Bosnia-Herzegovina,
El Salvador, Colombia y  Palestina,  donde la señora ha hecho su residencia desde 1948 hasta la fecha,
los libros y el estudio me enseñaron que eres la pieza clave en nuestro "desarrollo" desde
el principio cuando no existía el tiempo ya estabas con nosotros, siempre usando diferentes atuendos,
ya sea como peste, o como invasión y conquista, siempre acompañada ya sea de biblias y cruces
durante las cruzadas o vestida de trapos de colores que algunos llaman bandera, en nuestra era moderna te vistes de algún virus incurable, cáncer o seguridad nacional, ahora declarada perpetua, eso si nunca has dejado de lado tu disfraz favorito, el de las hambrunas, las sequías,  o lo que llamamos desastres que son totalmente prevenibles en nuestra era "moderna"  pero seguimos llamándoles naturales, eres lo único que nos queda de humanos, ese diez por ciento que aún guardamos en nuestra alma cuando nos ves a los ojos y nos acaricias, ya que cuando andas lejana ni siquiera nos importan tus andanzas ya que no es con nosotros ni con los nuestros, nos emociona verte en pantallas gigantes en películas de acción, versiones de hechos reales o de ciencia ficción donde eres glorificada por Hollywood.


En busca de un beso. Hugo Orozco. imprimir | correo
Siempre busque ese beso embriagador
con sabor a la inmensidad de tu alma
el beso litúrgico bendecido por los gemidos de tu vientre
que entona la melodía del placer desenfrenado
en oscilantes movimientos, que acompañan el hambre de mi boca
al devorar tus pétalos por donde corre el néctar de los dioses
hendidura que alumbra, invade y ofusca los sentidos
beso inundado por los ríos que descienden en cascada
que alivia mi sed milenaria al beber de tu manantial
flor entregada en libertad, sin límites, tabúes ni fronteras
boca que anhelante toma el cielo de tu vientre por asalto
buscando el fuego incandescente de tu apertura vulvar
el loco frenesí que dibuja un arcoíris de éxtasis y plenitud
desbordando en llamarada que alumbra y estremece tu ser
envolviéndolo en un torbellino de desenfreno arrasador
que fluye inmenso en marcha triunfal hacia la unión cósmica
del delirio en comunión geométrica divina y sagrada,
ese beso lleno de urgencias por entrar en tu puerta celestial.



Finca El Infierno. Hugo Orozco. imprimir | correo
 Bienvenidos al infierno patriótico, a la eterna tiranía
el de kaibiles asesinos e izquierdistas vendidos
el de la nobelera oportunista, donde pensar es herejía
vengan y conozcan el inframundo de los perdidos.

Guatemala de las castas y generales en todo su esplendor
donde disputan el alimento los niños con los buitres
donde la vida es una maldición que no tiene ningún valor
donde abundan miedo y terror, pero no hay pupitres.

donde siempre se ha matado en nombre de la patria
el lugar perfecto, donde son felices los pendejos
aquí donde la ignorancia se convierte en democracia
donde compran el voto con laminas y espejos.

lugar huérfano y sin futuro, pero con muchas mansiones
el reino de la corrupción y el  paraíso de la impunidad,
la paz de los cementerios , la vergüenza de las naciones
y la doble moral con sus medios de prensa en complicidad.


Luna Roja. Hugo Orozco. imprimir | correo

Luna Roja. Hugo Orozco.


Ella se vistió de gala, ella se vistió de rojo
la luna coqueta y llena de vanidad celestial
jugueteaba en su columpio de tulipanes rojos
ella indiferente ante la mirada de tantos ojos
que desde esquinas, rincones y callejones,
en pueblos, aldeas y grandes ciudades
en diferentes geografías del planeta la admiraban
algunos con curiosidad primeriza
otros con morbo y fascinación,
muchos con interés astronómico
no falto quien atribuyera al rojizo y largo vestido,
ser portador de malos y apocalípticos augurios
pero ella tan hermosa como indiferente
paseaba su cadencia con majestuosidad
deleitando a los mirones afortunados
y frustrando a quienes por cielo nublado,
se perdieron la danza lineal del eclipse
ella sonrojada por las luces de cámaras,
atentos binoculares y penetrantes telescopios
llegaron a espiarla incluso con satélites,
ella seductora ante un batallón de desvelados
acompañantes de búhos y murciélagos,
mezclados con astrónomos improvisados
oportunistas, astrólogos y charlatanes,
ella silenciosa y trémula, escuchaba el canto
de poetas y violines de gitanas adivinadoras
ella altanera, orgullosa y provocativa
los envolvió en su rojo  hechizo
y los convirtió por unas horas en lunáticos.
  


Venezuela en la encrucijada. Hugo Orozco. imprimir | correo

Venezuela en la encrucijada. Hugo Orozco.


Que existe una guerra contra el gobierno revolucionario de Venezuela, no es ningún secreto, esa guerra ha existido desde hace ya varios años, casi los mismos que tiene el proyecto político bolivariano, ya sabemos lo que le sucede a los gobiernos, revolucionarios, nacionalistas o simplemente de burgueses medio patriotas,  ya vimos lo que sucedió en Guatemala en 1954, y sabemos lo que siguió, represión salvaje, desaparecidos, exilio y genocidio, sabemos de República Dominicana en el 1963, chile 1973, Granada 1983, Panamá 1989 Honduras 2009, y una larguísima lista, que llevaría muchas páginas para enumerarlas, menciono casos ilustrativos del continente Americano, pero también sucede en África, Asia, Europa, en este preciso momento está tratando de consolidarse el golpe de estado en Ucrania, uno de los líderes de esa operación es Ole Tyahnbok, estrecho amigo y consejero para la región del Capitán retirado y Senador estadounidense, John McCain, republicano de  Arizona, Tyahnbok viene a ser el Capriles ucraniano, o sea en todas partes se cuecen habas, que la guerra contra Venezuela es dirigida y financiada desde el exterior, con la participación de la oligarquía apátrida y sectores vende patria, tampoco es ningún secreto, pero veamos en realidad que sucede tras bambalinas.

La Verdad y la guerra propagandística mediática.
Los llamados “medios” de información, que en este caso son asquerosos medios convertidos en voceros de los más oscuros interés usando la manipulación de imágenes nacionales y extranjeras, para desinformar al pueblo y a la comunidad internacional, en un torbellino tan polarizado que  ya ningún sector está dispuesto a escuchar para comprender, pero todos están preparados para responder, las convocatorias de dialogo caen en un saco roto, la razón de que la presente situación sea tan radical es porque la oposición al gobierno bolivariano, sabe exactamente cuál es su objetivo, sabe cómo conseguir su meta,  y tiene consejería y dirección a control remoto, y el gobierno no tiene muy clara su función, y sus acciones son tímidas y carecen de contundencia, en esta coyuntura si el gobierno no endereza el rumbo, va a ser tumbado, no por las acciones de los sectores de la ultra derecha fascistoide, lo que lo va a tumbar es la ambivalencia, la corrupción y su inexperiencia. Es una historia ya repetida muchas veces gobiernos progresistas legítimamente electos derrocados por oligarquías intolerantes, en contubernio con fuerzas militares y hordas manipuladas con  la guía y tutela de Estados Unidos.

Porque se dan las protestas?
Es válido preguntarse si todas las marchas y todos los malestares que causan protestas son provocados por la oposición entreguista y es aquí donde quiero anotar la función y responsabilidad de un gobierno revolucionario y supuestamente del pueblo, el estado tiene que garantizar la seguridad de sus ciudadanos, es un deber inexcusable del estado garantizar el abastecimiento de productos básicos y medicina para la población, no todo es culpa del imperialismo estadounidense, cuando hay inseguridad y falta de alimentos básicos, es legítimo recurrir a la protesta ciudadana, o sea es un error del gobierno meter a todos en la misma caja y llamarles “fascistas”, tiene que haber distinciones, y el gobierno debe asumir críticamente su papel conductor, si hay inseguridad, implica que el gobierno no está en control de su territorio, la inseguridad y la violencia incontenible, son características propias de sociedades devastadas con estados fallidos como: Guatemala. México, Honduras, un gobierno revolucionario no puede darse el lujo de perder el control de su territorio, es cierto hay desabastecimiento, como parte de la embestida imperial, sabemos que es una de sus recetas básicas, usada como preludio a la acción militar, pero también es cierto que el trabajo del imperio se hace más fácil, si la revolución no limpia y termina con la corrupción a todos sus niveles y en todas sus estructuras, la revolución bolivariana ha sido infiltrada por miles de “chavistas” que la corroen por dentro, eso no es ningún secreto, los cortes de suministro de energía y la falta de un equilibrio económico territorial, que permita diversificar, producir, y satisfacer las necesidades internas de consumo alimentario, no se puede seguir dependiendo solo del petróleo, la dependencia de un solo producto te hace vulnerable ante fuerzas internas y externas, esa fatalidad tiene que ser cambiada, si no aprendemos de nuestros errores entonces estaremos dándole la razón a la asesina Margaret Thatcher cuando dijo “no hay alternativa al orden neo liberal”.
   En la coyuntura actual, la oposición  golpista esta medio fracturada, pero eso no la hace menos peligrosa, al contrario la hace más beligerante, porque también se lucha por monopolizar el protagonismo mediático, es el caso de Henrique Capriles y Leopoldo López, aquí también el gobierno de Maduro está cometiendo errores garrafales al darles de gratis el oxígeno que necesitan, para mantenerse activos, a esta clase de gente se les controla, políticamente en vez de criminalizarlos y perseguirlos, como que todavía hay mucho que aprender en este tema,, si estos elementos han incurrido en crímenes contra la patria, hay instancias gubernamentales apropiadas, para su captura, juicio y sentencia, no es el Presidente quien debe andar señalando con el dedo, eso  se presta para a legitimar a la oposición fascista.

La respuesta Internacional
La solidaridad internacional a todos los niveles, no pasa de marchas, adhesiones, y pronunciamientos de denuncia, hay que estar muy claros en quienes son nuestros amigos, quienes, nuestros verdaderos aliados, quienes nuestros aliados por conveniencia y quienes son nuestros enemigos, abiertos y ocultos., los amigos incondicionales de Venezuela son Bolivia, Cuba y Ecuador, los amigos condicionales, Argentina y Brasil, El Salvador, amigo por conveniencia el orteguismo en  Nicaragua, los enemigos abiertos  son, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Perú, Costa Rica, Panamá, la estrategia del imperialismo estadounidense, tampoco hace demasiadas diferencias, ya que en el plan de control continental, después del derrocamiento del régimen bolivariano, siguen en efecto domino, Argentina, Bolivia y Ecuador, no en ese orden necesariamente. Creo que Venezuela aún está a tiempo de corregir el rumbo y aprovechar la presente embestida oligárquica imperial, para consolidar la unidad cívica militar, para derrotar el plan imperialista de apoderarse de los recursos naturales de Venezuela que son inmensos, esperamos que alguien escuche y se pongan las pilas, el imperialismo no juega y las castas oligárquicas no se reforman, se les combate y se les derrota.

Hugo Orozco.
Analista político internacional.



Siguiente 10
38 Se encontraron contribuciones. Mostrando 1 a través de 10.
 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Luis Cardoza y Aragón     Miguel Angel Asturias     Roberto Monzón     Luis de Lión     Otto René Castillo     José Luis Villatoro     Delia Quiñonez     Isabel de los Angeles Ruano     Francisco Nájera     Julio C. Palencia     Alaíde Foppa     Arqueles Morales     poetas guatemaltecos     Otto René Castillo     poemas guatemaltecos     Enrique Noriega     Carmen Matute     Mario Payeras     Julio Fausto Aguilera         Mario Payeras     poesía guatemalteca     Otto-Raúl González     Paolo Guinea Diez     René Leiva     Alaíde Foppa     poetas guatemaltecos     Julia Esquivel     Luis Alfredo Arango     Dina Posada     Roberto Obregón     Mario Roberto Morales     Edwin Cifuentes     poemas de guatemala     Antonio Brañas     Elizabeth Alvarez     Carmen Matute     Ana María Rodas     Gerardo Guinea Diez     Manuel José Arce     Otoniel Martínez     poemas de guatemala     Gisela López     poesía guatemalteca     Mario Matute     Francisco Morales Santos     Luis Cardoza y Aragón     Carlos López     Otto René Castillo     Carlos Illescas     Miguel Angel Asturias     Julio C. Palencia  


Antología administrada por: Julio C. Palencia