Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Enrique Velasco Ortega
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Gabriela Fernanda González Álvarez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
René Mazariegos
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo Morales
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Cuando la juventud se marcha, de Mario del Cid imprimir | correo
CUANDO LA JUVENTUD SE MARCHA

Ya los años dorados de la juventud plateada,
se alejaron velozmente, riéndose a carcajadas,
la oscura cabellera, es solo una ilusión pasada
los brillos juveniles se esfumaron allá por las encrucijadas.

Plasmada mi mirada, se perdió en los horizontes,
observándote valiente, cuando de mi te alejabas,
quise correr tras ti cual rayo por los montes,
pero entre más me esforzaba, tú más distancia ganabas.

Retorné por mis caminos y observé muy contento,
que en el ruedo de la vida yo era un privilegiado,
Pues conocí a mi Cristo, a mi Dios y al firmamento,
y una familia bella, la juventud me había dejado.

¡Oh! ¡Eterna juventud!, ¡Caramba! si no existes...
nomás nos ilusionas.... tan sólo eres una utopía,
cuantos ilusos miles, has dejado muy tristes
no entienden que te marchas, como se acaba el día.

Me siento hoy orgulloso por entender tu encanto,
tu paso, y tu estancia que es breve y sin dolor,
me dejas mil tesoros que aprecio tanto, tanto.
no añoro tu presencia, pues tu fruto hoy es mi amor.

Bye, bye, mi juventud pasada, te estoy agradecido,
porque en tu corta estancia, me la escogiste a ella,
la esposa que mi fuego siempre tendrá encendido,
me ama, me contempla, y siempre será mi estrella.

Por eso en estos versos te doy mi gratitud,
fuiste un momento lindo, yo supe aprovecharte,
hoy gozo de ese fruto, dado en mi juventud,
y no te añoro nada, pues ella es mi estandarte.

Por eso  compañeros, que conmigo has combatido,
¡ya no lloréis cobardes!, por los años que os han venido,
sino marchad valientes con paso consentido,
sonriendole a la vida, y amando lo vivido.


La infancia de dos amigos, de Mario del Cid imprimir | correo
LA INFANCIA DE DOS AMIGOS
Dedicado a mi amigo Nepataly Paredes
22-06-82

Ya los juegos de niños terminaron
y los cuentos de espantos y nuestras mañas,
dejaron nuestras mentes que cambiaron
a la dura realidad, nuevas hazañas.

Las cercas de los sitios, las casitas
el camino de la escuela polvoriento,
de mi pueblo las estrechas callecitas
por las noches el oscuro firmamento.

Aquellos años de mi infancia compartida
fuimos dos inseparables compañeros,
mas por dadas circunstancias de la vida
cada quien se fue por su sendero.

Es por eso los recuerdos ya frustrados
hacen ECO, en mi hondo pensamiento,
es la infancia un tesoro inmaculado
y la base  para nobles sentimientos.

Talvez recuerdas aquel sitio sedentario
do, juntos compartíamos nuestro pensar,
los proyectos que trazábamos a diario
y al fracaso las tristezas, y alegrías al triunfar.

Las largas caminatas reviven en mi mente
aquellos encinales, la joya o el Rooblar,
hermosas aventuras perduran en mi presente
ideas infantiles que dieron tanto hablar.

Proyectos de marimbas, que rifles y escopetas
un diario una novela, con fotos de crayón,
una guitarra vieja, reparación completa
o platicas extensas allá en el callejón.

Y por la noches luciando por las huertas
siguiendo un tacuazín o a veces un ratón,
que Otelo, que Terrible, después las carcajadas,
es digna nuestra infancia de una recordación.

Cogiendo las palomas en cacastes
y con las ondas pajarillos deborando,
o afanados con perros incapaces,
en el sitio un conejo carredeando.

La electricidad también pasó por nuestras manos
y no escapó aprender algo de inglés,
los trucos de la magia y deportes que entrenamos
más nos faltó el apoyo, también el interés.

Y amores de la infancia, tampoco los neguemos
si fue los más hermoso de nuestro caminar,
más por la mucha fama los nombres reservemos,
sólo que esas fases fuiste el primer lugar.

Pero pasó el tiempo, crecimos y llegamos
a lo que hoy en día, la vida nos depara,
distintos rumbos los dos tomamos
y hoy por hoy, es lo que nos separa.

Mas la amistad perdura y no se acaba
de aquellos tiempos nuestra mente está consciente,
volviendo atrás junté todo en esta octava
recopilé desde la infancia hasta el presente.

No se si se me escapó algún recuerdo
talvez, es que fue largo el recorrido,
mas poné vos de tu parte y componete
un historial de todo lo vivido.

Pero he llegado al punto principal del recorrido
por el cual he escrito lo leído,
sincera felicitación te doy amigo
por el triunfo que ahora has obtenido.

Y... mirá que todo lo que aquí se escribe
es una historia tan cierta y tan sincera,
tejida sin mentiras no prescribe
lo que fue nuestra infancia verdadera.

Seguí adelante amigo es el consejo
de un amigo que en verdad te estima,
solo acuérdate que hay un Dios que nos ve todo
que nos quiere, que nos ama y nos anima.


Reminiscencia, de Mario del Cid imprimir | correo
REMINISCENCIA de Miriam Rodríguez de Everall.

Cuánto peso doblega nuestros hombros
piadoso llanto a nuestro ojos brota,
al ver que convertido está en escombros
el viejo nido y la esperanza rota.

Resurgirá otra casa, no lo dudo
pero ya sin aquella resonancia,
sin patio, sin jardín estará mudo
huérfano de los ecos de la infancia.

Yo sé que en vano buscará la luna
el alfeizar turquí en mi ventana,
donde otrora flotara como espuma
blanda cortina de color manzana.

El largo corredor, cual monasterio
con sus tiestos de flores olorosas,
y el negro pizarrón como misterio
en medio de un tropel de mariposas.

Nuestras rondas de ayer con otros niños
bajo la fronda de la vieja higuera,
brindándonos sus frutos y cariños
al beso de la fresca primavera.

No podremos decir "este es el mío"
al capullo nupcial que se desflora,
ni jugar con las hojas del estío
con esa calidez que el alma añora.

Que triste soñar con el pasado
y creer escuchar en una nota,
todo el efluvio del recuerdo amado
todo el encanto de la fe remota,

Y ver que cae en la doliente piedra
la gota de una lagrima furtiva,
y dejar escondida entre la hiedra
la esperanza que alienta sensitiva.



Treinta años de guerra tonta, de Mario del Cid imprimir | correo
Autor Mario del Cid.

Ayer lloré patria mía,
mis lagrimas fueron por ti,
tu gente entre si moría,
sin saber cual era el fin.

Al soldado le ordenaban
y él, nada entendía,
al campesino lo enrolaban
y ambos se combatía.

Nunca entendieron los dos
por qué entre ambos se mataban,
si adoraban al mismo Dios,
y cuando niños se amaban.

nunca entendieron ¡que horror!
que su origen fue el mismo techo,
e ignoraron el dolor,
muriendo por el mismo hecho.

Mientras allá en la cañada,
o en la Cámara de Industria,
los Jefes son camaradas,
se ríen sin ninguna angustia.

Hablan del café y el azúcar,
de la cosecha de este año,
del modelo del automóvil,
planificando a veinte años.

Treinta años de guerra tonta,
la libró el proletariado,
más no a su propia monta,
si otro fue el beneficiado.

Treinta años de gran barbarie,
los dos bandos se atacaron,
por doquier corrió la sangre,
entre hermanos se mataron.

Treinta años fueron truncados,
solo el pobre fue afectado,
los muertos puso el proletariado,
y el rico fue el aprovechado.

Treinta años de conflicto tonto
por perseguir un ideal,
los pobres quedamos sontos
pues el rico nos metió al morral.

Hoy nomás queda el perdón,
Pues el rico nada teme,
el soldado va a prisión,
y el campesino no duerme.

Por eso mi patria golpista,
aún hoy sigo llorando,
condenad al capitalista,
Y AL DE ABAJO NO ESTEIS CULPADO.


Bienvenida a Andreita, de Mario del Cid imprimir | correo
BIENVENIDA:  
para mi nieta Andrea Rebeca que está a punto de nacer, Guatemala 2-08-11:

Ya avizoras este mundo pequeña princesita,
Nuestras voces son tu mundo, verdad, verdad bebita,
¡Ven pronto, te esperamos!, y con ansias nos gozamos
De tenerte entre nosotros, hermosa lucecita.

Felices son los ojos, que pronto puedan verte,
Los brazos de tu madre, que arrullaran tu frente
Y los pechos macro santos que alimentaran tu vientre.

Ya pronto las campanas, de gozo y alegría,
A este hogar dichoso te dan la bienvenida,
La luna y las estrellas destellos te convidan
En ese día bello, que al mundo serás traída.

Por eso ¡oh! voceador y vosotros atalayas,
¡Alzad  la voz en cuello, tocad, tocad trompeta!
¡del norte hasta el oriente, gritan con voz repleta!
Que ya está presente Andreita Rebeca.

Ven pronto niña linda, este abuelito te espera,
Para que cantemos juntitos,  canciones de la infancia,
Te contaré mil historias, pero nunca una pena,
Para que en es te mundo sea feliz tu estancia.

Te doy hoy, la bienvenida, aunque aún no estés nacida,
Pero tú ya formas parte de éste lindo rinconcito,
Y pronto entre mis brazos profunda estarás dormida,
Y yo te cantaré  pinocho, la ranita y el pollito.

 De tu papá René.



Tu partida, de Mario del Cid imprimir | correo
TU PARTIDA:
Para mi hija Luisa María

Con un mar de lágrimas en tus ojos,
te dije adiós.

Con mi viejo corazón sangrando,
y mi alma suelta en llanto,
te vi partir.

Volasteis por los aires yéndote lejos de mi,
la vida es así.

Tú tenías que crecer, yo tenía que menguar,
estabas lista para triunfar.

Antorchas encendidas deslumbraban tu mañana,
tu futuro estaba en la Habana,

No podía retenerte y mi razón así lo expresaba,
tu destino mi Dios lo administraba.

Pues desde el vientre de tu madre él te había elegido,
y hasta tu príncipe había escogido.

Entonces, no había ya másss...nada que decir,
mi gotita de agua tenía que partir.

Con ese remha cabalgasteis en las alas de los vientos,
dejándome triste y a la vez contento.

Pues no por un capricho, del hogar materno te alejabas,
sino por el llamado que el Señor te enviaba.

Hoy con frente en alto, pecho erguido y mente innovadora,
proseguís tu camino mi gotita triunfadora.

Y como tu padre te bendigo y te declaro victoriosa,
sierva de Dios, princesa hermosa.



Doble Victoria, de Mario del Cid imprimir | correo
DOBLE VICTORIA:
Salisteis de vuestra tierra un día, con una fija ilusión,
dejando aquel bello terruño, do floreció vuestro amor,
en busca de un largo sueño, que dictó vuestro corazón,
enfrentando la tristeza, la nostalgia y el dolor.

Cruzasteis montañas, valles, praderas y montes,
surcasteis los azules cielos de muchas naciones,
como las águilas sobre los mares marchasteis,
con hidalguía luchando por contrariadas emociones.

Llegasteis con gente extraña, de variadas concepciones,
que a veces fueron muy dulces, pero también muy amargos,
millones fueron las lágrimas y muchas las decepciones,
las noches fueron eternas, los días muchos más largos,
pero en medio de esa lucha, mi Dios os estaba enseñando,
que un bello plan él fraguaba al futuro de vuestros años,
enarbolar vuestro intelecto y transformaros en su amada.

Hoy Dios corona vuestro esfuerzo y fiesta hay en los cielos,
no sólo por vuestra victoria, sino también por el reino,
que vuestros labios predicarán con denuedos,
y en vuestras manos, al pobre llevarais consuelo.

Adiós muchachos bellos, llevad, llevad destellos,
de gloria, de proeza, de gran perseverancia,
marchad, marchad valientes, decidlo con denuedo,
que Cristo Sana y Salva, también curad enfermos,
regresad a vuestro nido, con fúlgida presencia,
llevad a vuestros pueblos, no sólo el pan terreno,
pues lleváis en vuestras alforjas, también el maná del cielo.

Desde Guatemala, dedico este poema  a mi hija Luisa María del Cid Morales, y a sus compañeros de promoción que este 30 de julio 2011, se están graduando de Médicos en Cuba, que valientemente dejaron su tierra y su familia para plasmar en la realidad un sueño, y muchos de ellos además, conocieron a Cristo en aquel lugar, por eso es Doble Victoria. FELICIDADES,

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  poemas de guatemala     Luis Cardoza y Aragón     Dina Posada     Mario Payeras     Ana María Rodas     Carlos López     poesía guatemalteca     René Leiva     Alaíde Foppa     Otto René Castillo     Roberto Obregón     Otto-Raúl González     poemas de guatemala     Julio Fausto Aguilera     Francisco Morales Santos     poetas guatemaltecos     Luis Alfredo Arango     Mario Payeras     Mario Matute     Paolo Guinea Diez     Carmen Matute     poesía guatemalteca     Julia Esquivel     Carmen Matute     Otto René Castillo     Roberto Monzón     Julio C. Palencia     Carlos Illescas     Francisco Nájera     poemas guatemaltecos     Elizabeth Alvarez         Gerardo Guinea Diez     poetas guatemaltecos     Manuel José Arce     Mario Roberto Morales     José Luis Villatoro     Delia Quiñonez     Miguel Angel Asturias     Enrique Noriega     Alaíde Foppa     Gisela López     Miguel Angel Asturias     Isabel de los Angeles Ruano     Julio C. Palencia     Otto René Castillo     Otoniel Martínez     Luis de Lión     Luis Cardoza y Aragón     Edwin Cifuentes     Antonio Brañas     Arqueles Morales  


Antología administrada por: Julio C. Palencia