Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Enrique Velasco Ortega
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Gabriela Fernanda González Álvarez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
René Mazariegos
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo Morales
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

El riesgo del poema, de Hernan Del Valle imprimir | correo
El poema tiene un filo que corta las venas de quien lee

y muchas veces la cabeza de quién escribe,

un poema puede ser la causa de amor

puede ser la causa del desamor

de la pérdida

de la misma muerte vestida de verso que viene a arrancarte de la garganta gemidos y llantos

el poema puede hacer correr lágrimas por tu rostro

puede robarte una sonrisa

y robarte la vida.

el riesgo del poema está en que cada quien decida ser un personaje

en que todo el mundo quiera saber a ciencia cierta lo que el poema quiere decir

¿qué pensarán del surrealismo?

¿qué pensarían de los dadas?

si al leerme creen saberme por completo y conocer toda mi vida.

tendré que dejar de escribir para mitigar el riesgo del poema

para no evidenciar mi incompetencia y lo fácil que se prestan mis letras a malas interpretaciones

escribo poemas

no denuncias

no son historias

son jinetes armados de muerte y dolor capaces de subirse por el lápiz hasta el borrador

recorrerme la mano,

el brazo, treparse un hombro a la yugular y ahorcarme.

el riesgo del poema está en que quien lo lee

puede sentenciar de muerte a quién lo escribió

el riesgo del poema es que puede ser usado en tu contra.



Despedidas, de Hernan Del Valle imprimir | correo
Necesito verte ya

Necesito besarte, abrazarte, tenerte

Antes de sucumbir ante alguien.


Sí, siento que estoy volviendo

encontrando rumbo pero antes quiero perderme contigo

una vez, al menos, para que no nos olvidemos nunca

para saber que se siente


¿Hoy?

se nos acaba el tiempo

antes de que esté tren parta de vuelta

date prisa, no vayas a quedarte sentada en la estación despidiéndote con un pañuelo sin haberte subido en él

no ya para que te lleve consigo, sino para conocer, para recorrer sus pasillos

para guardarlo en tu mente, en la memoria, en el recuerdo, en la pupila, en tus sentidos


sé que tienes vergüenza pero sé que igual que a mi te gustaría verme,

ponerte  a mi alcance y luego que yo te escriba sobre la piel con un crayón,

con un labial,

con una lluvia torrencial de besos y caricias y demás

dale, anímate, luego podríamos ser amigos,

        vernos en público,

        sonreír

y siempre recordar.


No me confundas, no quiero ser un patán

te tengo cariño

y admiración

hay algo entre tú y yo

     que fuera

     y lejos de la cama también vale la pena

es conversación

y lo que esta esconde.



De rayuela y presagios, de Hernan Del Valle imprimir | correo
Me llamó y me dijo: yo sé quién es la maga

¿Ah sí? ¿Quién?

La maga soy yo.


y tuve que develar la terrible verdad

de que la maga no era ella

ni nadie

la maga no es ninguna

                o talvez todas

talvez seas

tú en una línea

                en uno o dos párrafos


total


no importa


la maga se irá un día como se van todas las magas

despidiéndose con la mano

desde la esquina

o viéndome parado en la puerta

desde su retrovisor

mientras se aleja

reafirmando mi condición de cometa

de ave de paso



volverá dos pasos al recuerdo

para pensarme con lujuria y con ternura

seré un breve y lindo recuerdo

eventualmente volverá a mi

                para echarme mano y sacarme de algún lío

o para curarme

y para curarse algunas soledades.



Sé que cuando le pregunten sobre

       sus amores no pensará en mí,

pero también sé

        que hablara de mi

                cuando cuente de sus

                locuras,

                travesuras y alegres irresponsabilidades



siempre nos gustó tocarnos bajo la ropa

        en bares, reuniones familiares, buses, etc.

hágame el favor de no ubicarnos en un contexto menos concurrido

        más íntimo y solitario

volvíamos a casa y conversábamos toda la madrugada

        y por fin cuando amanecía ya con el sol puesto

                entonces

                       hacíamos el amor;

siempre hicimos bien el amor

       con sudores, gritos, gemidos, uñas y dientes.

Algunas veces terminábamos carcajeándonos de tanta alegría

y otras tantas llorando de emoción

       y otras veces simplemente terminábamos.

creo que la maga extrañará el café del domingo

y yo sus pechos desnudos al medio día paseándose por mi sala.



cuando la maga y yo discutíamos no habían reservas

       siempre eran gritos

       siempre era llanto

       siempre discutimos

               con la suficiente intensidad

               como para que la reconciliación valiera la pena

era una tragedia total y luego una algarabía

todo el mundo nos veía discutir,

        partir por nuestra cuenta,

        llorar,

        gritar,

        tirar cosas,

        quejarnos,

creo que ambos estuvimos siempre cargados de fatalismo y melancolía,

eso era un día

y al siguiente

       tomados de la mano

caminando bajo la sombra de algún árbol en el parque de siempre

nadie nos comprendió nunca,

       había como un pacto secreto entre los dos

nunca nos entendimos el uno al otro,

       había como un manto de humo entre los dos


hay parejas a las que el destino las separa y el diablo las junta.


partirá.

sin remordimiento alguno.



De rayuela y rayitas, de Hernan Del Valle imprimir | correo
Hoy lo supe

Hoy recién lo he comprobado...


La maga es una danzarina,

es una trapecista con un bastoncito de colores,

          un vestido a rayitas,

dos trenzas menudas,

una paleta en la mano,

es como la luz de una vela:

       va,

             viene,

                        siempre se está moviendo.



Yo le lanzo mis mejores frases de conquista

y todas van a dar al mismo lugar

a su oído izquierdo

                e inmediatamente salen por su oído derecho,

                                    nunca se fija

es en vano;

Son en vano mis miradas y sonrisas sugerentes

         ella sonríe

                         siempre sonríe

          sonríe por todo

           y sonríe por nada

          de principio a fin

sonríe.



Va de un tema a otro sin parar

habla de esto

            de lo otro

y todo la emociona por igual,

pasa de temas fundamentales

         a temas intrascendentes

          a triviales

                         casi rosa con algunos el absurdo

y sin embargo me capta en cada una de sus conversaciones,

me envuelve,

me enrolla

y me enloquece pensando

en el por qué no me aburre

en el por qué me interesa tanto saber en que terminó el juego de la ronda que jugaba con sus amigos del barrio en donde siempre creció.

me escucha siempre como aprendiendo hasta que viene la distracción a rescatarla.


Creo que la maga

       me roba sin saberlo

suspiros y sonrisas

ilusiones

incluso estas fuertes ganas de hablar de mi niñez

mientras la veo atravesar el corredor de su casa

dando de brincos

cantando

      es casi cómico

                es más que encantador

                su transparente sonrisa

                y su transparente mirada

que deja al desnudo su alma frente a mi

mientras corre tras una flor

      tras una idea

                      y finalmente se tapa los ojos

                                                                       y la deja ir.



Es tan distraída

        que jamás

podría saber lo que siento por ella

creo que aunque se lo dijera, reiría

          como siempre

reiría

          y me haría reír

                             y entonces de nuevo no se enteraría.

Es tan sublime,

tan tierna,

tan dulce,

es una niña mujer,

es una mujer niña,

es tan libre como el viento,

es tan libre como nunca antes yo había conocido,

es linda sin quererlo,

es maravillosa sin saberlo,

es única sin dudarlo,

por eso la siguen los perros de la cuadra,

los niños,

                los niños amigos de los niños,

y yo,

yo también la sigo,

la sigo escuchando con atención todo el tiempo,

la sigo viendo,

la sigo pensando,

la sigo observando y contemplando,

la sigo intentando descifrar,

la sigo conociendo.



la maga

la maga, la maga, la maga

              resulta que se salió del libro y del libreto

              resulta que me encanta y no quiero inquietarla

prefiero la así

sin saberlo,

sin sospecharlo

que así siga hasta que sea inevitable

                incontenible

y por fin de un salto sobre sus labios

y sus brazos

y le diga:

MAGA!

VOS SOS LA MAGA


La buena mala suerte, de Hernan Del Valle imprimir | correo
Tu llegada a mi vida fue como ver pasar una pandilla de gatos negros frente a mi,

como derramar la sal del mar,

como romper los espejos en los que me veía,

como casarme en martes,

como levantarme con el pie izquierdo y descalzo,

como contar la plata sobre la cama,

como abrir un paraguas bajo techo y en verano,

como pasar debajo de la escalera,

fue un viernes trece tras una maldición gitana

.

fue como chocar, olvidar las llaves, romperle el vidrio al carro y pinchar el mismo día...
.

En cambio tocar tu mano, rozar tus labios, escuchar tu voz

se convirtió en mi pata de conejo,

como tocar tres veces la madera,

como una herradura tras la puerta,

fue como cruzar los dedos...
.

Definitivamente sos la mala suerte hecha mujer, mujer con anteojos y manías, pero prefiero 7 veces condenarme a la mala suerte de compartir un tiempo contigo que la dicha de que todo vaya jodidamente/aburridamente bien y normal en mis días.


Todo corre y vuela, de Hernan Del Valle imprimir | correo
y va,

todo va hacia adelante corriendo,

     volando,

      arrasando con todo lo que hay a su paso.

allá va,

todo y todos van hacia adelante

      volando,

     corriendo,

     atropellando.

y va como un torbellino

     la vida,

     los días,

     las horas y todas la cosas que el viento levanta

van

hacia allá

     todo indica,

     todo sigue,

      todo continúa, pasa,

      rápidamente pasa

  sobre,

  debajo,

      a mis costados pasa todo,

todo va

y yo me detengo

      completamente inmóvil,

sólo viendo a mi alrededor como todo pasa,

viendo como todo va,

sorprendido y asustado me detengo y volteo

      hacia los lados, hacia atrás.

todo sigue,

     siento y veo como todo me atraviesa y continúa sin pausa alguna,

todo va, avanzando

     firmemente hacia adelante todo va rápidamente.

y yo sigo detenido,

      sigo inmóvil, sigo sorprendido,

pregúntandome ¿por qué me detengo?

¿por qué me detuve?

   sentí la mano vacía y me detuve.

sólo sigue pasando,

    ahora duele

sigue su rumbo

    no se detiene.

yo me detuve,

     sentí la mano vacía,

no estaba la tuya.

se escucha murmullo,

se escucha la bulla,

yo me detuve y todo sigue en mi vida,

en la tuya

pero

pero yo sigo detenido aunque todo transcurre velozmente, implacable.

aquí estoy parado en medio del todo, viéndolo pasar velozmente,

estoy aquí detenido, porque mi mano estaba vacía,

porque

y porque no sigo

no sigo si no está tu mano junto a la mía.



Nuestra existencia, de Hernan Del Valle imprimir | correo
El reconocimiento consciente de la temporalidad de nuestra existencia

aun más

de la brevísima temporalidad de nuestra existencia

no me permite dejar para mañana/postergar.

La certeza absoluta de que nuestra existencia terminará un día

además/sobre todo

que ese día bien podría ser hoy

me impulsa a:

ir

a preguntar

a insistir

a cuestionar

a indagar

a reír

a intentar

     a re intentar

          e intentar una vez más

a arriesgar

a jugarme el todo por el todo

el todo por algo

el todo por alguien

el todo.

La alta probabilidad de nuestra inexistencia

la tuya/la mía

no me permite dejarte de decir:

me gusta/no me gusta

quiero/no quiero

me parece/no me parece

aparece

hoy

     re aparece.

Esta creencia firme en que no hay vida después de esta vida

y si la hay

     no estaremos

          seguramente/afortunadamente

     no estaremos todos/al menos algunos

     talvez tú sí

     seguro yo no

me obliga a decirte:

vení

dejame ser y no ser

poder y no poder

ganar y perder

inventar

     re inventarme otra vez.


Esta urgencia de ti es el resultado de concebirnos a ti y a mi

efímeros/finitos.



De rayuela y rayados, de Hernan Del Valle imprimir | correo
A cada párrafo te pareces más a la maga y yo más distante cada página del conquistador este
sin embargo me roba sonrisas, suspiros y carcajadas descubrir sus artimañas que eventualmente son las mías sin habernos conocido.
.

Me enrolla en la lectura nuestros desintencionados encuentros,

nuestros intencionados despidos,

mis salidas por la noche a buscar propósito, de salir solo y sin ningún propósito,

tu paciencia para dejarme ir a perderme,

volver,

estar

y tu talento para recobrarme siempre intacto del recuerdo.

Tu torpeza casi intencional.

Mi destreza casi instintiva, por una cuestión de supervivencia y de mi niñez, de pedir unas frituras y otra cerveza a tu nombre, es decir, que las pagues tu a eso me refiero.

.

Tú como la Maga,

pseudo ingenua,

inteligentísima,

asertiva,

cautivadora,

tan inocentemente astuta que no sé bien si yo te miento o tú me mientes y ambos al final tratamos de engañarnos y de convencernos que no es uno mismo el que  está dejando de creerse lo propio y ha comenzado a creer en el otro tan inconsistente y tan desapegado como lo nuestro, que es nada.

Yo tan desordenado, tan responsable con la disciplina de no tener una, una disciplina, un horario, ni un encuentro espontáneo ni nada. De no tener y no querer tener tampoco nada que ver con la locura de ser un responsable.

Tú como ella interesada en su desinterés por ella,

con tus cortas y perspicaces intervenciones,

dando siempre justo en el centro,

casi siempre sin saberlo,

mis bromas satíricas + tus respuestas tan indolentes y definitivas como ofensivas y veraces

que ponen fin a la interacción,

a mi risa y a este párrafo…

.

Luego vuelvo y te encuentro aún con los ojos abiertos esperando una respuesta y por fin sonrío y acepto “qué buena esa” y echamos a reír y yo he aprendido.

.

Madame Léonie,

Madame conciencia,

Madame tu prima,

Madame tu vecina y todas las demás,

Y el riesgo de que te diga alguna verdad sobre mí y el riesgo de que te mienta sobre el futuro.

.

Pienso en su puente y me parece que es como nuestro puente,

inexistente,

es ficticio

y les y nos sirve

sólo para alejarnos cuando queremos

para andar

y alejarnos,

para andar y no buscarnos,

para andar y no encontrarnos

pero también para atravesarlo de regreso.

Sus bares,

sus cafés,

sus vinos, sus fueron,

para nosotros son cualquiera,

un puesto en la banqueta, un bar, un pub, una quinta, una sexta, lo que sea en donde fuere.

Siguen siendo el punto de encuentro,

de tertulia

y evasión de coincidencia,

de discusión,

de igualar los hábitos,

de vernos para despedirnos y tomar de nuevo nuestros caminos al puente que ya conté.

.

Imagino a la maga con tu cara de despreció hacia mi opinión,

siempre  aseverando todo

siempre : “estoy segura de” “si de algo estoy convencida” “es evidente para todos”

y siempre acompañándole una desaprobación con suficiente fundamento

para reprobar por completo

mi radicalmente opuesta

opinión

y me hace gracia pensar que yo también voy así como tú

pero acertado.

.

En lo que me parezco a la maga  y tú a él

Ahora sé que puedo sacarte de tus letargos

De tus largos, circulares y repetitivos cabildeos

Dándote un salto encima y agarrándote a besos

borrándote esa cara larga de espectadora,

De vigilante,

De curiosa

Inesperadamente hacerte reír y sacarte del molde

Desencajarte

Y que inmediatamente

después

me encajes un beso

sé que puedo hacerte sentir cosas que nunca antes,

sé que puedo hacerte dudar,

hacerte pensar en otras cosas, pensar distinto,

hacer lo que nunca has hecho, lo  que nunca harías, menos en público.

ahora sé que puedo,

sé que quiero,

mas no sé si deba hacerlo siempre

porque

me encanta verte estando y no estando donde estás, perdida en tus pensamientos

viajando lejos,

yendo y viniendo en los momentos silentes,

pero también disfruto retando tus costumbres,

tus fobias,

tus complejos

y tus no tan complejos quisquillosos ademanes y frases

como el “toc toc” del ave molesta en plena madrugada pidiéndote comida

como mis juegos tontos y tu tonta sonrisa que me confiesan que aun atrapada entre mis brazos y tus contradicciones jamás has estado tan cerca de la libertad como en estos momentos.

.

Este es el riesgo de leer y darle rienda suelta a la imaginación,

terminas leyendo

cosas

que otro desea,

que no tiene,

quiere,

de personas

que no existen,

de historias

que jamás

serán ciertas

y de excusas

a miedos

intratables

como esta nota.

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Julia Esquivel     José Luis Villatoro     poemas de guatemala     Luis Cardoza y Aragón     Elizabeth Alvarez     Otto-Raúl González     René Leiva     Mario Payeras     Carlos Illescas     Luis de Lión     Miguel Angel Asturias     Mario Payeras     Francisco Morales Santos     Mario Roberto Morales     Paolo Guinea Diez     Francisco Nájera     Otto René Castillo     Luis Alfredo Arango     Carmen Matute     Julio C. Palencia     Gisela López     poetas guatemaltecos     Carlos López     Alaíde Foppa     Enrique Noriega     Roberto Obregón     poetas guatemaltecos     Antonio Brañas         Miguel Angel Asturias     Otto René Castillo     Delia Quiñonez     poemas guatemaltecos     poesía guatemalteca     Ana María Rodas     Isabel de los Angeles Ruano     poesía guatemalteca     Gerardo Guinea Diez     Luis Cardoza y Aragón     Edwin Cifuentes     Carmen Matute     Alaíde Foppa     Arqueles Morales     Dina Posada     poemas de guatemala     Roberto Monzón     Manuel José Arce     Otoniel Martínez     Mario Matute     Julio Fausto Aguilera     Otto René Castillo     Julio C. Palencia  


Antología administrada por: Julio C. Palencia