Buscar palabra o frase: 
Parámetros de Búsqueda:
Lista de Poetas
.Colaboraciones
4ndr3z
Abel Alejandro Sanabria Sanchinel
Abner Caballeros López
Adam Medina
Adeleón
Adolfo Ajpakajá
Aguilainez
Alan Iván López
Alan Reyes
Alberto Calderón
Albi Elena Mejía Martínez
Alejandro Camey
Alejandro Conde
Alejandro Cortez
Alejandro de León
Alejandro Osorio
Alejandro Ricci
Alejandro Santizo
Alex Montúfar
Alex Palacios
Alexander Cáceres
Alexander Castañeda
Alexander Socop
Alis T. Velasco
Allan B. Tahuite T.
Alma Gamboa
Amilcar García Rudy
Ana Beatriz Mora
Ana Pivaral
Andrea Isabel Villeda
Andrés Solares Panazza
Angel Pérez Méndez
Angel Sacalxot
Angeli-K
Anissette
Anna Cosenza
Antonio Barillas
Anushca
Ariel Aquino
Aura Marina Castañeda
Aurelio Brito
Bene
Berner J. Gill
Bladimir Cojón
Boris A. Ruiz Sosa
Boris Jacobo Hernández de León
Brayan Zúñiga
Bryan Bojórquez
Bryan Cozano
Bryhan Alexander Armira Lucas
Byron Danilo Hernández
Byron José García Navas
Carla S. H. Martínez
Carlos Alfredo de León Cifuentes
Carlos García Cabrera
Carlos Iván Cobos A.
Carlos Luis González
Carlos Marota
Carlos Melgar
Carlos Ochoa
Carolina Escobar Sarti
Carolina Oliveros
Carredano Cristofer
César A. Espinoza Muñoz
César Estrada
César Humberto Ortega Alvarado
Chema Armas
Christian
Christian David Monroy Hernández
Christian Reyes
Cielo
Cintya
Claudia Bermúdez W.
Claudio Valerio Gaetani
Cristian Gramajo
Cueleman Villacinda
Daleshka Salazar
Daniel Barrios
Dany Vargas
David Baten
David Majano
David Rosales
Diego Piedrasanta
Dulce Pradera
E. Phantom
Eber Contreras
Edgar Maldonado de León
Edmar Estuardo Escobar Pérez
Eduardo G.
Eduardo Rosales
Edwin R. Vásquez
Edwin Yanes
Edy Tablas
Eléazar Adolfo Molina Muñoz
Elizabeth Carranza
Elvin G. Muñoz Sandoval
Elzon H. Mejía
Enrique Morataya
Erick Bautista
Erick Isai López López
Erick Salguero Reina
Erik Cheves Reyes
Ernesto Alegría
Ernesto Gabriel
Esteban Sarceño
Estuardo Rodriguez
Estuardo Sosa Urizar
Eva González
Fabiola Rossi
Fabrizio Aragón
Feder Vas
Felipa (Chusita)
Felipe Tambriz
Félix Navas
Fernanda Alvarado
Fernando
Flor de María Momotic López
Francisca Andrea Alvarado
Francisco Duarte
Francisco Lujan
Francisco Sosa Ruiz
Franklin Espinoza
Fred Sagastume
Fredy Ray
Fredy Jiménez
Genaro Castillo
George Reyes
Georgina Palacios
Gerardo Emanuel Narciso Pineda
Gerber
Gerónimo Ramírez
Geyner Hidalgo
Giovanni Ruano
Gladys Isabel Monroy Escobar
Gonzalo Cabrera
Grisell E. Morataya Castro
Guillermo Enrique Salazar Lechuga
Gustavo Padilla Castro
H3c70r P3r32
Harald Ethienne
Héctor Rolando
Henry Benedicto Zúñiga Caal
Herbert Danilo Figueroa Benavente
Hernan Del Valle
Hugo Orozco
Humberto Escobar Sayes
Humberto Flores
Ismael Ramírez
Iván Guatemala
Jacobo Eduardo Reyes Castillo
Jaime R. Rivas S.
Javier
Javier Arriola
Javier López Barrios
Javier Turnil
Jerver de León
Jessica Marroquin
Jesús Abalcázar López
Jhonatan Francine Gómez Martínez
Joaquín Carranza
Joe Parsons
Joel Salazar
Johnatan Aceituno
Johnny A. Martínez López
Jonatan Hernández
Jonathan Arana
Jonathan Bell
Jorge Fernando Flores Zepeda
Jorge Guerra
Jorge Infante
Jorge Mario Román Marroquín
Jorge Mijangos
Jorge René Castro
José
José Augusto Cabrera
José Batres
José Del Cid
José García Ponce
José Juan Guzman
José Julián Quelex
Joshua Velásquez
Juan Antonio Mejía
Juan Sicay Pop
Judith Miguel
Julia Rodríguez
Julio Leonardo Samayoa Juárez
Julio Rodolfo García Rodas
Karbin David Arevalo
Karina Boteo Morataya
Karla
Karla Gutiérrez
Karolay Mejía
Katherine Luna
Kendrick
Kevin Marcus
Kierk Orochena
Konzeptual
Kunfau
Larry de León
Laura López Guzmán
Leonel Juracán
Leonel Vargas
Leslie Quan
Lester Puac
Letras con Sangre
Ligia Vindas
Liz J. Levy Figueroa
Lola Andrade
Lorena Medina
Lucy Aldaz
Luis A. Ixcayau Juárez
Luis E. Arriola
Luis Enrique
Luis Fernando Manrique
Luis Loarca Guzmán
Luis Oliveros
Luis Ostorga
Luisa Fernanda Córdova
Luisa Rodríguez
Luisp Corado
Luna Lilith Cristabel
Luz María
M.C. Vásquez
Madguel A. Santos
Magodeoz
Manuel Rodas
Marcelino Maldonado
Marco
Marco Antonio Morales Orellana
Marco Nehemias Chávez Coyoy
Marcos René Leiva Navarro
María Antonieta García Ocaña
María C. Debacle
María Chavarría
María del Carmen Gaitán
María Esther Ruiz Zumel
María Jerez
María Porfiria Rivera
Mariela Hernández
Marilinda
Mario Antonio Barrios y B.
Mario Avila
Mario del Cid
Mario Gilberto Andino Dardón
Mario González (Jlbetter)
Mario Rodolfo Utrera Salazar
Mario Vides
Marlon Francisco
Marlon Monroy
Marta Mena
Maru Luarca
Marvin Cortez-Mejía
Marvin Pineda
Marvin Rafael Sam Chún
Mauricio López Castellanos
Melissa López
Michi Rosas
Miguel Alejandro De León Cardoza
Miguel Cordero
Miguel Racos
Mildred Marroquín
Milton Lorenti
Milton Sandoval
Minoldo Gramajo González
Miriam
Mirna Lissett Carranza
Mishel Alvarez Medina
Mónica A. Garavito
Mónica Navarro
Nancy González Carranza
Neas Moe
Neriant Ramos
Ninoshka Zapata
Noé Chenol Ventura
Noemí Batzin
Norma Navarro de Leiva
Olga A. Aragón Castañeda
Olga Angélica Aragón Castañeda
Omar Alejandro Sontay
Orlando Callejas
Orlando Segundo
Oscar Alexander Escobar
Oscar Arévalo
Oscar Orozco
Oswaldo Rueda
Otto. E. Gutiérrez
Oxwell Lbu
Pablo Hernández M.
Pablo Julieto
Pablo Solórzano Gudiel
Pamela Pacheco Barrios
Paty
Pedro Maldonado
Pedro Marroquín
Perla Espinoza
Poly Cinco
Rafael Argueta
Rafael Carías
Rafael Mérida Cruz-Lascano
Raúl Barrera
Rebeca
René Coz
Ricardo Boror
Roberto Gabriel Corona
Rodimiro Gramajo
Rodolfo Vicente
Rodrigo
Rodrigo San Marcos
Rodrigo Ventura
Rogervan
Rolando Enrique Rosales Murga
Rossio Rodas
Rubén Darío Chó Tux
Rudy
Rury Morales
San José Allan Noriega
Sandra Julieta Urrutia
Santa
Sergio Tecum
Silvia Cortéz
Silvia Fortin
Singer
Sonia Reanda
Stephanie
Tito Espinoza
Tommy Morales Neira
Tony de Jesús
Toto Leiva
Víctor Antonio Leiva Navarro
Victor Castellanos
Víctor H. Bonilla M.
Víctor Hugo Hernández
Víctor Leiva Recinos
Víctor Santa Rosa
Vladimir Camas Bolaños
Walter González
Wiliams Castañaza
Wilian Noé Ordóñez Z.
William Saquil
Willy E. Morales
Wilton D. Vásquez
Yader Raudez
Alaíde Foppa
Alan Mills
Alfredo Portillo
Ana María Rodas
Antonio Brañas
Arqueles Morales
Carlos Illescas
Carlos López
Carmen Matute
Carolina Alvarado López
Delia Quiñonez
Dina Posada
Edwin Cifuentes
Elizabeth Alvarez
Enrique Noriega
Francisco Morales Santos
Francisco Nájera
Gerardo Guinea Diez
Guisela López
Haroldo Shetemul
Héctor Rodas Andrade
Humberto Ak’abal
Ilka Oliva Corado
Isabel de los Angeles Ruano
Javier Payeras
José Batres Montúfar
José Luis Villatoro
Julia Esquivel
Julio C. Palencia
Julio Fausto Aguilera
Luis Alfredo Arango
Luis Cardoza y Aragón
Luis de Lión
Luz Méndez De La Vega
Manuel José Arce
Marco Antonio Flores
Mario Matute
Mario Payeras
Mario Roberto Morales
Miguel Angel Asturias
Oscar Arturo Palencia
Otoniel Martínez
Otto René Castillo
Otto-Raúl González
Paolo Guinea Diez
Pedro Miguel
René Leiva
Roberto Monzón
Roberto Obregón
Werner Ovalle López
Nos leen en:

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad. Rodimiro Gramajo imprimir | correo

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad


Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
la corrupción continúa igual,
no nos queremos todavía,
aun sigue el divisionismo sepulcral.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad,
la hipocresía todavía ronda por ahí,
las sonrisas se opacan cada día
por los verdugos que persiguen nuestra vida.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
los impuestos afloran más que antes
sin dejar huella a donde van, como dijo el poeta:
"como las nubes, cual ilusión".

Ya viniste otra vez mi linda Navidad
y los niños pobres siguen con hambre y frío,
es que el pan se ha vuelto escaso
y el frijol ha aumentado su valor.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
y la gente sigue perdida por las calles,
algunas van en su derecha
otras a la inclemente perdición.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
y los hospitales aun buscan medicinas,
las cárceles se atiborran de maleantes
y los colegios más caros y obsoletos.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
y continúo con esta misma vestimenta
porque si tengo nueva trae extorsión
mejor me oculto en mi oración.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
y las mercancías siguen de mala calidad,
no tengo nada que ofrecerte,
solo quejas y mi cansado corazón.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
aun te usan para beber licores a granel,
despilfarran los recursos en adornos y regalos
que en la basura olvidados quedaran.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad,
al anciano y al enfermo los tratan con crueldad,
las armas proliferan prepotentes
sin que nadie lo pueda evitar.

Ya viniste con Jesús otra vez mi linda Navidad
y todavía no eres sincera oración,
todavía está en proceso el darte tu lugar,
pero entra y anida en mi escasa inspiración.

Tal vez el año entrante cuando de nuevo vuelvas,
habré cambiado también yo
y así podamos sonreír con toda el alma y corazón.


Quiero que seas Navidad. Rodimiro Gramajo. imprimir | correo

Quiero que seas Navidad. Rodimiro Gramajo.


El cambio de las almas descarriadas,
la sonrisa de los que siempre sufren,
el sorbo de agua para los labios que nos hieren
y el mendrugo de pan para el niño de la calle.

Quiero que seas Navidad.
La cura del enfermo desahuciado,
el consuelo para la viuda penitente,
el rincón de una puerta para el indigente
y el perdón para el presidiario.

Quiero que seas Navidad
La aceptación de  la pobreza enraizada,
la disolución de la corrupción que mata,
el remedio para la violencia ingrata
y el retorno a la ansiada tranquilidad.

Quiero que seas Navidad
El eco de la oración que expreso,
la realización positiva de cada drogadicto,
la unidad de familias en conflicto
y el odio al maltrato familiar.

Quiero que seas navidad
La fuerza para el anciano visionario,
la luz para mis hermanos especiales,
el apoyo en sus impedimentos corporales
y la claridad en su mirada tan borrosa.

Quiero que seas Navidad
La consideración hacia la canasta básica,
el no comernos los unos a los otros,
el respeto que nos debemos a nosotros
y el consuelo al repentino suspirar.

Quiero que seas Navidad
El paño que enjute toda lágrima,
el bálsamo para cualquier dolencia,
la bendición que ansiamos en conciencia
y el valor para no ocultar nuestros pecados.

Quiero que seas Navidad
La resurrección de los valores ya perdidos,
la esperanza del emigrante confundido,
el acogimiento del huérfano perdido
y el regreso del otro hijo pródigo al hogar.

Quiero que seas Navidad
Mi sonrisa para quien la necesita,
mi mano para quien en ella se interese,
mi consejo para quien lo merece
y mi sombra para el caminante sin destino.

Quiero que seas Navidad
La  magia que erradique la prepotencia,
la condena hacia la discriminación,
el regreso hacia la olvidada meditación
y el redil para el mezquino interés.

Quiero que seas Navidad
La fórmula para volver a ser hermanos,
la unión de nuestras manos,
la resignación que algún día moriremos
y la convicción que todo al polvo volverá.

Quiero que seas Navidad
El freno para no endeudar a nuestra patria lacerada,
el abrazo fraternal en todas sus fronteras,
la cohesión bella en sus costumbres verdaderas
y la erradicación de la voracidad en su dinero.

Quiero que seas Navidad
El perdón a mis múltiples pecados,
porque, para que me concedas lo que pido,
simplemente olvidaré lo que he sido
para ser, luz, caridad, bondad y nunca vanidad.

Quiero que seas Navidad
El salmo que he perdido,
el conocerme como verdaderamente soy,
porque, no se puede pedir desde ayer y hoy
si no hacemos lo posible por cambiar.

Quiero que seas Navidad
El perdón por lo que aquí olvidé.


Todo por la poesía, de Rodimiro Gramajo imprimir | correo

Todo por la poesía, de Rodimiro Gramajo


Si no te gusta la poesía déjala correr
porque es otro arroyuelo que fertiliza y vida da;
hay piedras en el río que obstaculizan su camino
y terminan corriendo en él, alisando su aspereza.

El agua tiene fuerza para mover las aspas del molino
y convertir el grano en alimento,
lo mismo hace la poesía con el alma
para purificarla en su momento.

Qué pasaría con la abeja sin el néctar
que la flor procesa para hacer el bien;
el viento no puede detenerse nunca,
deja que la poesía vuele hacia su edén.

Si el sol dejara de alumbrar un día
siempre será fuente de inspiración;
si tú, no sientes nada de eso
que atrofiado está tu corazón.

El amor de la madre es tan fuerte
que en su día nos hace poetas sin querer,
sin olvidar al padre que algo inspiró
cuando aquella dama quiso conocer.

Las moléculas y los átomos se mueven
no importando que aniden en lo ínfimo del ser,
la crisálida en la intemperie decora su coleóptero
sin que nadie la pueda detener.

Mucho más fuerte es el don de la poesía
que a los peores sentimientos puede renovar;
ella viene desde la creación del mundo
no comprendo por qué la quieres perturbar.

Continúa tu sueño y tu fracaso
porque miles de ejemplos te puedo enumerar
esperaré que tu alma sea cristalina
y aquél cielo en ti se pueda reflejar.

Y, cuando este fenómeno se extinga
quedaremos como amigos o poetas;
usaremos el lúcido lenguaje
y la humanidad tendrá dialécticos profetas.


Me conformo, de Rodimiro Gramajo imprimir | correo

Me conformo, de Rodimiro Gramajo


Me conformo con el mote de poeta
porque aún desconozco lo sublime;
siquiera tenté someramente la poesía
que por el momento no defrauda mi osadía.

No es que sea sutilmente conformista,
aún tengo ideas para crear más versos;
anhelo que se dé el milagro que ansío,
similar al de Amado Nervo y Rubén Darío.

Agradezco a Dios lo que me ha dado,
él sabrá si merezco este apelativo,
él sabe a quien le da sabiduría
o, como descubrirla cada día.

Algunos dicen que mi verso es bello,
otros se quedan mudos y callados,
tal vez para no frustrar mi ideal
que aun busca su sitial.

Trataré de ser paciente
para que la poética me cure de esta duda;
espero que algún verso les asombre
y al calce lleve mi humilde nombre.

Si no tuviera elegancia alguna
o esté escaso de mensaje y armonía
no haré más que izar mi remendada vela
para buscar lo que me atrae y me desvela.


Así siento la poesía, de Rodimiro Gramajo imprimir | correo

Así siento la poesía, de Rodimiro Gramajo


Quiero que conmigo vivas
la esencia de la poesía verdadera
porque es un don de la belleza
que solo radica en corazones con nobleza.

Algunos se burlan de su huella
porque no perciben sus destellos;
es como beber agua cristalina
sin saborear  su delicadeza tan divina.

Tenemos frustrados sentimientos
o complejos conceptos vivenciales;
esos que conllevan la poesía
aunque con luto pero siempre brilla.

Todo converge en ella
aunque lleve oculto su secreto
para llegar al alma y sus resquicios
y hacernos humanos sin prejuicios.

Es transparente su vestuario
para esconder su sorpresa de fulgores
que habrán de sorprendernos con su velo
o como viento que alborota nuestro pelo.

La poesía es el espejo que refracta
el corazón humilde o lo contrario,
abre nuestros ojos en lo inerte
o los cierra ante la misma muerte.

La poesía nos aparta de la sombra
y nos da el amanecer en nuestra vida,
nos aleja del vagar oscurecido
siempre y cuando conozcamos su sentido.

Remienda el verso carcomido
que vive en estigmas imborrables
o en  el místico papiro
que desconoce el origen de un suspiro.

La poesía no es promesa o duda;
da vida a los áridos desiertos;
no es sumo o trino sin acorde,
sino, haz lumínico que absorbe.

Es alondra o palabra grávida
que ha de dar al mundo virgen
el cambio de una vida primorosa
para convertirla en alabanza silenciosa.

Si la practicas, la entiendes y respetas
será un auxilio en tu llamado,
mojará tus labios con la escarcha
que la noche teje en azahares
para calmar tu sed en tus pesares.

Será tu confidente en lo vivido,
jamás en retrógrado sentido,
será la oración sin prédicas que hieran
desde ya tu corazón arrepentido.

Por ello,
tengo mi sangre encendida y viva
con raíces de poesía iluminada
que la libró del atavío
que la enmudecía en raro desvarío.

Hoy forma celajes con sus letras,
hoy es un velero con ternura
que sin miedo a marejadas
quiere rescatar las rimas olvidadas.

En ese lugar desconocido y frío
dejará inhibido el pesimismo
para elevarse en la caricia alada
hacia el escéptico con alma sórdida y callada.

Ven dame la mano y caminemos
por el secreto que tienen los poetas
de dar luz a los astros deprimidos
que aún están mudos y escondidos.

Ornaremos con geométricas ideas
las aristas de los incongruentes pensamientos
para contemplar el mundo en otra forma
e imitar la belleza que lo adorna.

No veremos el tiempo cual martirio,
ni el llanto como deshojada flor,
seremos espigas llenas de semilla
que habrán de germinar en tu alma y en la mía.

La misma poesía fertilizará las manos,
cánticos nuevos pondrá en el alma,
conoceremos sentimientos y armonía
y sabremos, como dijo el poeta:
"Si estamos vivos todavía".

Nunca te arrepentirás de haberla conocido
y compartir con ella tu palpitar sereno,
borrará de tu corazón la melancolía
y tu frente dejará de ser pálida y sombría.

Has la prueba hermano mío
y la niebla será por fin tu amiga;
así, aunque venga la muerte silenciosa
tu alma habrá conocido la espina
y a la vez la rosa,

Y,
Cómo tiene espíritu intangible
habremos de respetar su sueño
para cuando despierte fresca y pura
nos obsequie su metáfora y figura.

Así podamos merecer su estancia,
podamos tenerla como hermana
para colmarla de respetos en su derrotero
y hacer de ella nuestro sutil sendero.

Si no puedes dedicarle lo que antes digo
nunca prediques hermandad;
pero aun así, agradezco tu egolatría
que no hace mas que rimar con mi poesía.


A la libertad de prensa, de Rodimiro Gramajo imprimir | correo

A la libertad de prensa, de Rodimiro Gramajo


Hay momentos que quieren vedarte
para hacerte cautiva de la ingratitud
sin saber que eres el eco sagrado
para conocer del mundo la clara verdad.

Naciste en defensa del pobre y del niño
y de la viuda que ansía vivir;
tentáculos oprimen tu pluma
que no la ha dejado volar.

Has roto cadenas que osaban herirte
pero la cizaña te acecha aún
porque tus hijos han manchado tu acervo
dejando que el cáncer horade tu ideal.

La hipocresía ha turbado tu anhelo
y te ha desviado al abismo infernal,
pero tu ahínco no ha dejado que mueras
en las garras de la prepotencia falaz.

Hay filosofías que no han defraudado
tu esencia que nos da libertad
aunque sea azote para quienes te odian
pero llegará el momento de hacerte inmortal.

En tus entrañas hay defensores sinceros
que tienen vergüenza en su vocación;
sin olvidar que hay detractores
que en lugar de mancharte te hacen diosa a la vez.

El oscurantismo que quiere tu muerte
es el indicativo para conocer tu valor,
mantenerte en tu brecha divida
hasta erradicar el áspid que persigue tu bien.

Hay himnos que cantan tu gloria
y sonetos que te dan tu valor;
no estás sola ni desamparada
porque la biblia es tu ejemplo veraz.

Si en ese tiempo se hubieran vedado
no existiera religión ni preceptos
como los que viven en tu prosa
que son los surcos de polinización.

Por ello, ten paciencia en tu viaje
que nadie te hará rescindir
del verbo que te hace infinita
para orientar y educar a la vez.

Así lograrás mantener tu figura,
mantener tu credo que no morirá
en que será nuestra eterna bandera
y el arma espiritual que nos ha de amparar.


A la secretaria, de Rodimiro Gramajo imprimir | correo

A la secretaria, de Rodimiro Gramajo


Que tu bondad sea tu objetivo
y tu comprensión tu relicario
para honrar tu vocación innata
que la humanidad anhela cada día.

Es en ti donde Dios ha impregnado
sus mandamientos de ternura
para que la prepotencia no opaque
tu existencia benéfica y creadora.

Tienes que ser el bálsamo bendito
del que gime y te invoca
para encontrar el consuelo apetecido
en sus pesares y congojas.

Que tu escritorio sea el paraninfo
en que se diluyan las tormentas,
y tu ceño sea el arco iris
o el jardín de celestes sinfonías.

Tus palabras sean los acordes
y formen el himnario de la vida
para que tu oficina sea el aposento
saturado de alegría y reverencia.

Que tu sonrisa sea cristalino manantial
o el oasis del cansado caminante
que al deambular en tu conciencia
se sienta beatificado y no, uno más.

Que la ingratitud se aparte de tu alma
y no turbe tu entendimiento frágil;
profética es tu misión aquí en la tierra
sin que el salario la condene sin remedio.

Eres designio del gran Omnipotente,
eres parte de su costado herido,
eres el salmo que no se ha escrito
porque aún falta entereza y corazón..

Eslabonas el universo con la tierra,
polinizas la razón con la elocuencia;
eres el verbo que vivifica y ennoblece
y nos orientas como faro singular.

Por eso, bendita seas siempre
para que tu esencia nunca muera,
se perfile en alas de luz al firmamento
donde tus facetas viven ya..

Verás que al final de tu camino,
laureles perfumaran tu nombre,
luceros iluminarán tus pasos
como ejemplo hacia la nefasta sociedad..

Esa que confusa y sin bitácora
navega sin rumbo y sin destino;
pero aún permanece tu talento
que ha de llevarnos a la fe y tu razón.


Al libro, de Rodimiro Gramajo imprimir | correo

Al libro, de Rodimiro Gramajo


Cuando un libro está en mis manos
somos de pronto más que hermanos;
el quiere deleitarme con su ciencia
y yo,  deleitarlo con mis dudas.

Con él, aclaro mi sutil entendimiento
para conocer algo de mi intento
porque todo quisiera conocerlo,
pero no sé, si la vida me da tiempo.

Tengo fe que su lumínica inocencia
me dé luz en mi existencia
para cuando mi vida se termine
no dude nada de este mundo.

El libro es el docto que a conciencia
combate la árida ignorancia;
es el consejero que no miente
y está atento al llamado soberano

Es el libro el profeta tan piadoso
que nada exige por su don precioso,
tampoco por alimentar el alma
con preceptos mágicos de amor.

Es el libro el arma que no hiere
y hace triunfar al noble y al que muere;
es tan grande el poder que tiene
que aunque lo ofendan no hace más que predicar.

Contiene el libro la magia inextinguible
para adentrarse a lo inexpugnable;
allí donde se esconde la incógnita sagrada
o la respuesta de lo ignoto y bello.

Es el libro el amigo que espera sin recelo,
ni se inquieta por la falta de un consuelo
que lo estime y desempolve su figura
y desentrañe sus secretos escondidos.

Quien como el libro que ajado
conserva la convicción de ser amado,
porque con su existencia nos educa
sin reprocharnos la cruel indiferencia.

No hay en sus vértebras sarcasmos,
no hay en sus lomos tal cansancio;
sabe que no caduca su existencia
aunque el moho destroce sus entrañas.

Vidas vienen y vidas se esfuman
mientras en el libro los versos se perfuman
para inmortalizarse cada día
en espera de anhelantes precursores.

Ante el libro el egoísmo se arrodilla
y pierde su prepotencia y osadía;
a veces creemos conocerlo todo
y nada somos en su afán.

Por ello me apoyo en sus consejos
y en sus letrados mis congojas dejo
ya que desde niño me alentó en mis pasos
y me enseñó a entenderlo todo.

Conocí que la vida es el libro verdadero
donde aprende el analfabeto y pordiosero;
es el libro de la experiencia cruda
que profetas da sin discriminar a nadie.

Es el libro el tesoro diligente
para el noble, sensato e indulgente;
también para el soberbio que lastima
por desconocer su origen globular.

Pobre del que margine tu esencia
porque la misma ley de la ignorancia
castigará al verdugo que te hiera
sin merecer perdón en aquel día.

Eres el trueno que da la calma y soledad;
eres la calma que produce tempestad;
esa que aviva toda llama apagada
sin esperar alguna caridad.

Por eso, siéntete docto, consejero y guía
porque son tus apelativos en poesía;
yo también velaré porque siempre seas
el confesionario que nunca me condene.

Quédate tranquilo con tu mutis soberano,
adormece tu dialéctica en mi mano
para adentrarme por siempre en ti
y quedarme allí para no morir jamás.

 
 
 

Sitio dedicado a la poesía guatemalteca - poetas guatemaltecos


 
  Dina Posada     Delia Quiñonez     Paolo Guinea Diez     Ana María Rodas     poemas guatemaltecos     Julio Fausto Aguilera     Isabel de los Angeles Ruano     Julio C. Palencia     Otto-Raúl González     Otoniel Martínez     Miguel Angel Asturias     Otto René Castillo     Carmen Matute     Carlos Illescas     poemas de guatemala     poetas guatemaltecos     Roberto Monzón     Miguel Angel Asturias     Enrique Noriega     Gisela López     Luis Alfredo Arango     Antonio Brañas     Luis Cardoza y Aragón     Julio C. Palencia     Arqueles Morales     Luis de Lión     Mario Matute     Francisco Morales Santos     Mario Roberto Morales     poesía guatemalteca     poesía guatemalteca     Alaíde Foppa     Roberto Obregón     Manuel José Arce     Mario Payeras     Otto René Castillo     Alaíde Foppa     Luis Cardoza y Aragón     Elizabeth Alvarez         Julia Esquivel     poemas de guatemala     poetas guatemaltecos     Edwin Cifuentes     Francisco Nájera     Carlos López     Otto René Castillo     Carmen Matute     Gerardo Guinea Diez     Mario Payeras     José Luis Villatoro     René Leiva  


Antología administrada por: Julio C. Palencia