Presagio Ancestral. René Coz.
El silencio y la obscuridad reinaban,   los dioses danzaron al ritmo del viento, detrás de las montañas apareció el alba,   el Hacedor Eterno con su mágico aliento   creó la biosfera y  al sabio hombre de maíz, la grandiosa  Cultura Maya  ha hecho raíz. El hombre agradeció su existencia en esta tierra   ofrendando en el sagrado fuego de la vida,   candelas y flores en el mágico cerro Alux,   la serpiente de fuego apareció y danzó, el humo del incienso reveló un secreto,   la magia que esconde la naturaleza. Sonaron las flautas y tambores del tiempo, se escuchó en el cosmos una profecía obscura; los bellos y ardientes volcanes serán olvidados, los ríos y los bosques serán contaminados,     ya nadie respetará y usará su traje típico,   el viejo árbol sagrado morirá en silencio. Hará erupción el olvidado volcán Cuxliquel formará anillos de humo gris en el universo, los poetas se inspirarán en la diosa Ixchel ella sonreirá  y brillará desde el cielo, el paisaje hermoso de Panajachel se inundará en el hermético lago.                                                                                                       El grillo en soledad cantará bajo la luna llena, el dulce sonido de la marimba  me hechizará, mi triste poema será el prefacio de mi sinfonía,   al amanecer el brotar gélido del  rocío en la ceiba refrescará mi corazón y mis pensamientos,   el sabio abuelo contará una vieja leyenda. El cósmico calendario ancestral seguirá su curso, el nahual te guiará y te protegerá eternamente,   cohabitarán por siempre las cuatro culturas, enciende a diario velas mágicas de colores, cada día es sagrado ofrenda bellas flores,   el artífice del sendero y de la vida  ¡eres tú!