Vine a la vida. Rolando Enrique Rosales Murga.
No temo a nada, no hay dioses que me espanten el sueño ni demonios en las sombras. Solamente estoy yo contra mis decisiones. Siempre he dicho que soy el peor enemigo que tengo, pero a la vez el mejor de los amigos. El pulsar del cosmos se manifiesta dentro mio. La vida que pulsa dentro mío es la misma del universo, siento el microcosmos y el macrocosmos, eso es la cosmonírica, dimensiones internas y externas de la vida, es mi visión a través de la inspiración que me va dictando. ¡Estoy vivo! Afirmación poderosa, pues a pesar de sinsabores, de penas, pesadumbre y peligros sigo aquí, y ni tiranos gobernantes, ni ladrones en las esquinas apostados, ni dementes que amenazan destruir la humanidad me van a impedir vivir. Voy a sentir cada sístole y diástole como si fuera el último.