La Danza del Tambor. René Coz.
"La Danza del Tambor" El tambor sonó; se escuchó a lo lejos un conjuro, el danzante empezó a bailar con su fría soledad, el sonido místico del tambor hechizó al mortal llevándolo a un reino olvidado por los mortales, cual tiempo inexistente: tú y yo en un hermoso futuro, mar interestelar: tu bella sonrisa en la obscuridad.                                                                                                                   El viento susurró una bella melodía es el instrumental del mágico tambor,   el hombre se inclinó hacía donde sale el sol, dando gracias, elevando una oración por un nuevo día,   se mueve en dirección a las manecillas del eterno reloj   agradeciendo hacia los cuatro portales del universo. Retumbó el tambor explotando el silencio una flauta lo acompaña con su bella melodía, el fuego empieza a danzar cual serpiente, el humo ilustra una silueta de una mujer, se escucha el galopar del tambor los espíritus del mal se alejan. El eco del tambor resuena en el universo cual tempestad que quebranta el azul cielo,   emana tristes melodías en su desolado corazón,   el dueño del tiempo anuncia el fin de su canción, el fuego sagrado es alimentado con cirios mágicos, los sabios abuelos se manifiestan a través del fuego. Danza con el alma elevándote hacía el cosmos desciende a Xibalbá a visitar a los muertos,   cantales una canción a los queridos nuestros,   dadles luz en su obscuridad con una candela, tócales la eterna sinfonía del tambor en su reino,   danza en libertad con tu tambor con todo tu amor. Escala la montaña; ofrenda tu agradecimiento   en el mágico tambor ab´aj situado en las alturas,   agradece nueve días seguidos en el cerro olvidado, dadles la gracias al Eterno Creador y Formador,   dadle al guardián del lugar todo tu respeto y tu amor,   deja tu espíritu en el bosque plantando un árbol.