Poesía guatemalteca

Otoniel Martínez

 (A Sandra, diáfana en la memoria)


Puesto que nube,



abismo.



El brujo indagó sobre la exactitud de lo inasible



y recorrió laberintos de niebla



en la descontrucción de su ruta.



Reguero de espejos



dejó en su extravío.



Fragmentos de sí,



puesto que arena.



Al invocar el fuego en los altares del tiempo



le fue revelada la eterna fugacidad



de lo concreto



y supo que en el fondo de toda sombra



mora



una luz



victoriosa.



Poema tomado de la revista  Rayuela, 1992, editada en México.

Síguenos, muchas gracias:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me